MOVILIDAD

Autobuses urbanos más limpios que combaten el cambio climático

Según un reciente informe realizado por la Comisión Europea la electromovilidad en España todavía sigue situándose por debajo de la media europea, tanto en lo referente a los puntos de carga como a la cuota de mercado de vehículos híbridos y eléctricos.

Profundizando un poco más en estos datos, el informe elaborado por la Comisión Europea revela que en 2017 España contaba con 16,95 puntos de carga por cada 100.000 habitantes urbanos, cifra bastante inferior con respecto a otros países que tienen un tamaño similar al de nuestro país. Para poder compararlo, debemos tener en cuenta que la media europea es se sitúa entorno a 52,10 postes de recarga por cada 100.000 habitantes urbanos.

Además, a pesar de que España está realizando significativos esfuerzos en el ámbito de la electromovilidad, los vehículos propulsados por baterías tienen una cuota de aproximadamente el 0,61% frente a la cuota de la Unión Europea que es de un 1,44%, situando a nuestro país en la decimoquinta posición muy lejos de países como Suecia que tiene una cuota de 5,28% o Bélgica con una cuota de 2,68%.

Aquí las políticas en materia de movilidad sostenible juegan un papel clave, por eso todos los organismos (ya sean públicos o privados), empresas y ciudadanos deben tomar conciencia y aplicar las medidas correspondientes.

Para Volvo la electromovilidad es el futuro ya que seguirá siendo un pilar fundamental en la estructura del tráfico urbano en el corto plazo. Su oferta no solo incluye vehículos. Las ciudades del futuro necesitarán soluciones de sistema completas: vehículos de gran calidad, servicios pertinentes y una infraestructura de interfaz abierta. En todos estos ámbitos Volvo se encuentra a la vanguardia en I+D, fabricación y gestión de proyectos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son muchas las razones por las que hay que apostar por la electromovilidad, por ejemplo, existe la infraestructura suficiente para la carga de todo tipo de vehículos eléctricos, el impacto sobre la red eléctrica es asumible a día de hoy, la electrificación genera un mayor número de empleos, está demostrado que los vehículos eléctricos son mucho mejores para el medio ambiente ya que disminuyen las emisiones de CO2, etc. Pero una de las más significativas, según un estudio realizado Ipsos Mori para Transport & Environment (T&E) en el año 2018, es que el 40% de los ciudadanos apuesta por los vehículos eléctricos, ya sean para uso privado o para uso público y ese porcentaje se incrementa en población menor de 34 años.

Además, esta apuesta por la electromovilidad se está convirtiendo en una tendencia general en numerosas ciudades, donde se está reduciendo de manera considerable la cantidad de vehículos que pueden acceder a la zona centro, aumentando de manera significativa la demanda de servicios de transporte público, por supuesto, sin suponer un mayor impacto medio ambiental.

Por eso, la gama híbrida de Volvo está al servicio de las ciudades, y ofrece una flota de vehículos con una tecnología híbrida clave para avanzar hacia la movilidad electrificada, reduciendo las emisiones de óxidos de nitrógeno y las partículas hasta en un 50%. Pero no sólo eso, también ofrece zonas de seguridad, zonas de silencio y áreas de cero emisiones. Poco a poco vamos viendo cómo se está erigiendo un plan de movilidad consistente y sólido de cara al futuro gracias a los diferentes agentes del mercado de transporte.

Más información en La Ciudad que quiero

Please follow and like us: