Cultura sostenible

Buenas razones para asistir al Another Way Film Festival 2018

Cuando apenas quedan dos días para el arranque de una nueva edición de Another Way Film Festival, su directora, Marta García Larriu, nos cuenta los principales focos de atención de este festival de documentales que se celebra en la Cineteca de Matadero Madrid y que pone el acento tanto en las soluciones para el desarrollo sostenible como en los principales problemas a los que nos enfrentamos.

¿Con qué enfoques se ha construido esta nueva edición 2018 de Another Way Film Festival?

Este año hemos buscado ser vanguardistas y atrevidas ofreciendo una programación que denuncia con responsabilidad, sin miedo a molestar a aquellos que están asentados. Son películas que plantean denuncias necesarias y ofrecen alternativas reales.

¿Qué destacarías del programa de este año?

Lo cierto es que todo está escogido y producido con mucho esmero, pensando para atender a todo tipo de inquietudes. Además de las 19 películas que forman parte de la programación cinematográfica, personalmente, tengo muchas ganas de hacer el taller de alimentación (¡Del campo al cole, a cine y a casa!) para aprender a elaborar un calendario local de comida así como participar en el showcooking que la dietista Marina Reina va a impartir, donde nos enseñará a elaborar una receta que sirve para todo el año, únicamente cambiando los ingredientes a productos de temporada de cada estación. Por otro lado, también tengo un especial interés por el taller vivencial “Comprendiendo las polaridades femenino-masculino” creado para aportar el equilibrio de los géneros.

Para quienes trabajan en la gestión sostenible de las ciudades ¿qué documentales o actividades les recomendarías?

Living the change: Inspiring Stories (2018) nos muestra ejemplos de modos de vida alternativos en Nueva Zelanda que son toda una fuente de inspiración. Generation Zapped (2017) también es una película obligatoria en ese aspecto, nos ayuda a entender los efectos que las antenas y aparatos con ondas electromagnéticas producen en nuestro salud, planteándonos la construcción de otro tipo de ciudades más adecuadas y sostenibles. Por último, May I Be Happy, nos habla del mindfulness en la vida diaria, un elemento importante para cualquier persona que desee trabajar de otra manera.

¿Crees que expresiones culturales como es el caso del cine ayudan a que la ciudadanía tome conciencia de la ineficacia y desigualdades del sistema dominante en nuestro Planeta?

Sin lugar a duda, una imagen vale más que mil palabras y, desgraciadamente, por mucho que nos cuenten las desigualdades del sistema en el que vivimos, hay que verlo para creerlo. Además, estas consecuencias no son siempre visibles donde uno vive. Tenemos que abrir las miras y, por lo tanto, la conversación.

¿Con qué mensajes nos motivarías para asistir este año al festival?

Quien no tenga en cuenta la sostenibilidad en su vida, sea cual sea su profesión, no está preparado ni prepara para lo que nos espera en los próximos años. ¿Qué mejor manera que el cine de calidad, coloquios con expertos y actividades lúdica para pensar juntos en cómo encarar los retos a los que nos enfrentamos?

Please follow and like us: