AGENDA 2030

España sigue estancada en el cumplimiento de los ODS

Casi tres años después de establecer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, ningún país ha integrado por completo los ODS en sus políticas y, a este ritmo, ni los Estados con rentas más altas podrán cumplir con los mismos.

Casi tres años después de establecer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, ningún país ha integrado por completo los ODS en sus políticas y, a este ritmo, ni los Estados con rentas más altas podrán cumplir con los mismos.

Así lo asevera el informe publicado esta semana por The Bertelsmann Stiftung y la Red de Soluciones para el Desarrollo sostenible (SDSN, por sus siglas en inglés), el primero en examinar los esfuerzos que cada estado miembro de Naciones Unidas está realizando para alcanzar los ODS. Estos objetivos, fijados en septiembre de 2015, proponen169 metas concretas para garantizar un desarrollo respetuoso con el planeta y con el conjunto de especies que habitan en él. Esta semana se ha publicado el informe anual 2018 que mide el grado de implementación de los ODS en los 193 Estados miembros de Naciones Unidas y a la cabeza de su ranking ha situado a los países escandinavos (Suecia, Dinamarca y Finlandia), mientras que España ocupa el puesto número 25.

 

España, estancada

El informe reconoce como positivos los esfuerzos de España por alcanzar los ODS de igualdad de género (5), salud y bienestar (3), agua limpia y saneamiento (6), energía asequible y no contaminante (7) y acción por el clima (13), pero la puntuación final se ve impulsada a la baja por la situación de las demás cuestiones contempladas en los ODS en las que España, a juzgar por este análisis, no está haciendo aún lo suficiente.

También hay algunos objetivos, como es el caso del 11 sobre ciudades sostenibles donde España no puntúa ni a la baja ni al alza, pues algunos indicadores están en línea con el ODS, como son la media anual de concentración de partículas en áreas urbanas y la mejora en las fuentes de agua; mientras que otros no llegan todavía a una buena cifra (por ejemplo, satisfacción con el transporte público) o están muy lejos de la meta, como  ocurre con la tasa de sobrecarga de alquileres.

Por otra parte, España suspende en consumo y producción responsable (ODS 12), sobre todo en lo que se refiere al reciclaje de residuos sólidos municipales, y muestra una tendencia negativa en reducción de las desigualdades (10), vida submarina (14), trabajo decente y crecimiento económico (8), paz, justicia e instituciones sólidas (16), fin de la pobreza (1) y alianzas para lograr los objetivos (17).   Entre los factores que han podido dar lugar a estos resultados, el informe apunta a la falta de inversión en investigación, el estancamiento de las ayudas, una elevada tasa de desempleo y la ausencia de una estrategia efectiva en la protección de los mares.

Primeros los nórdicos

Del total de estados examinados, los países nórdicos son los que van “en la mejor dirección” para cumplir los ODS, pero, aun así, el documento precisa que “ningún país está en camino de alcanzarlos en 2030”. Además destaca que dentro del G20 “ningún país ha ajustado totalmente su presupuesto nacional con los ODS” y subraya la “amplia” brecha de implementación entre los países de este grupo, pues hasta ahora “sólo India y Alemania han evaluado las necesidades de inversión para cumplir los ODS”. Respecto al G7 (Canadá, Francia, Italia, Alemania, Japón, Reino Unido y EE.UU.) sólo Alemania y Francia han conseguido situarse en el top 10 del ranking. De hecho, EE.UU. es, junto con Rusia, el Estado que menos esfuerzos ha realizado para alcanzar los objetivos que marca la Agenda 2030.

Estado actual de implementación en España de los ODS y tendencias.

 

Con el fin de medir los progresos desde la aprobación de la Agenda de los ODS, por primera vez el SDG Index introduce tendencias. Éstas muestran si un país está avanzando en la consecución de un determinado ODS (visualmente a través de un código de flechas de colores). En general, la mayoría de países están realizando avances, pero estos son más lentos en los objetivos medioambientales. Aunque muchos países de renta alta prácticamente han erradicado la pobreza extrema o el hambre, sin embargo obtienen bajas puntuaciones en objetivos como “consumo y producción responsable”, “acción climática” o “protección de la vida submarina”. Los países de renta baja han realizado avances considerables en la erradicación de la pobreza, el acceso a la salud o a la educación, pero todavía tienen retos en infraestructuras o en los mecanismos para gestionar las problemáticas ambientales. Por ello, su puntuación general se mantiene todavía muy por debajo de los países de renta alta. (ICS Comunicación/Marta Montojo).

Please follow and like us: