urbanamérica urbanamérica

URBANAMÉRICA

México elabora su propio índice de sostenibilidad urbana y su semáforo de control de ODS

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas se han convertido en una herramienta multiusos que tanto puede ser una referencia que nos indica hacia dónde debemos avanzar para conseguir un escenario de sostenibilidad, como pueden resultar en una forma de control muy útil para monitorear el progreso de las autoridades  hacia el cumplimiento de estas metas internacionales.

Los 17 famosos ODS ya cuentan con varios índices que miden y comparan el avance de diferentes lugares, ya sea a una escala estatal o municipal, para salvaguardar el bienestar presente y futuro de la ciudadanía y México se ha sumado a la tendencia. Lo ha hecho a través de un “semáforo de control”, una suerte de examen que evalúa, con el mismo código de colores que se ha empleado a nivel internacional, a sus zonas metropolitanas en materia de sostenibilidad. Sus conclusiones, plasmadas en el Índice de Ciudades Sostenibles 2018, señalan que ninguna de las zonas está cerca de cumplir todas las metas de los ODS, y que, de media, ni siquiera están a la mitad del camino de conseguirlo (al 49,48%, exactamente).

Pero la realidad es que hay unas zonas metropolitanas que, ya sea por haber dedicado más políticas públicas a esta cuestión o por sus propias ventajas geográficas, son más sostenibles que otras, y el Banco Nacional de México (Citibanamex), el Centro Mario Molina (CMM), el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y el Laboratorio Nacional de Políticas Públicas (LNPP) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) han querido reconocer sus esfuerzos en este informe.

El ranking

Así, a la cabeza de la lista se sitúa Guadalajara (en la foto), con un 58,31 de puntuación; seguida de Aguascalientes, con un 57,92; y de Valle de México, ciudad donde se ubica la capital del estado, Ciudad de México, con un 57,19 sobre 100. Por el lado contrario, la zona metropolitana que obtuvo resultados menos favorables en el cumplimiento de los ODS fue Tecomán, con sólo 37,71 puntos (una diferencia de más de 20 puntos entre la más sostenible). No obstante, los autores del estudio detectaron asimetrías entre diferentes regiones del país. “Mientras que las zonas metropolitanas ubicadas en el norte y en el centro del país obtuvieron los mejores resultados; aquéllas en el oriente y el sureste del país presentan un mayor rezago respecto de las metas establecidas en los ODS”, aseveran.

Puntos fuertes y débiles de la política local mexicana

Los mayores retos que tienen estas ciudades por delante son abordar los ODS 9 (industria, innovación e infraestructura), 10 (reducción de las desigualdades), 12 (producción y consumo responsables) y 15 (vida de ecosistemas terrestres). En cuanto al primero (ODS9), la media entre áreas metropolitanas fue de 38,33 puntos sobre 100. En éste ámbito se destaca sobre todo el “mal desempeño” de tres indicadores: viviendas con computadora, pues el 91% de las zonas metropolitanas están “lejos o muy lejos” del valor óptimo propuesto para este indicador; el número de aerolíneas, en tanto que la proporción de zonas que están lejos o muy lejos del valor óptimo fue de 88%; y la tasa de centros de investigación, en que sólo el Valle de México fue calificado con un muy buen desempeño “debido a las enormes brechas en investigación entre esta zona metropolitana y el resto del país”.

Y es que las zonas metropolitanas mexicanas encuentran otro importante desafío en el ODS10, en que obtuvieron un promedio de 34.09, la puntuación más baja obtenida por un subíndice en el estudio. En lo relativo al ODS12, el informe precisa que hay un problema de falta de compromiso empresarial: “el valor promedio de la tasa de empresas certificadas como “limpias” en las zonas metropolitanas es de sólo 2.01 por cada 1,000 empresas”. En lo que respecta al consumo, asegura que, de media, sólo el 39% de las viviendas metropolitanas separan sus residuos.

Sobre la conservación de la biodiversidad terrestre (15), el documento denota que 40 zonas metropolitanas están por abajo del promedio del porcentaje de superficie de ecosistemas que destinan para su protección a través del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas, mientras que sólo 10 zonas metropolitanas forman parte de estados que ya cuentan con una Estrategia Estatal de Biodiversidad y únicamente en nueve zonas metropolitanas cuentan con Comisiones Estatales de Biodiversidad. Hay que decir en su favor que tienen mejores resultados en los ODS 17 (alianzas para lograr objetivos), el 3 (salud y bienestar) y el 1 (fin de la pobreza).  Texto: Marta Montojo.

Please follow and like us: