La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
Informe AEAS 2020

Radiografía del agua urbana: tarifas congeladas y falta de inversión en infraestructuras

El presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), Fernando Morcillo, y el presidente institucional de la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana (AGA), Manuel Marchena, han presentado  los resultados del XVI Estudio Nacional de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España 2020 (AEAS-AGA). Este es el informe más completo de la sobre el agua urbana que se publica en España y muestra una radiografía sobre su situación actual.

En esta edición 2020, la muestra del Estudio Nacional ha alcanzado los 33,88 millones de habitantes ─el 72,51% de la población española─ y los 1.795 municipios. El documento, que ofrece datos consolidados del sector del agua urbana recogidos en el año 2018, traza una radiografía de estos servicios públicos básicos en España, donde el 68% del agua urbana es de uso doméstico, el 14% se dedica al consumo industrial y comercial y el 17% restante se asigna a otros usos, como pueden ser los municipales o institucionales.

Agua urbana y recuperación post-Covid

El sector de servicios de agua urbana −profesional y cualificado− tiene capacidad para movilizar con celeridad las inversiones que le sean asignadas. Muchas de las entidades y operadores, públicos o privados, tienen capacidad y solvencia para afrontar proyectos de corto, medio y largo plazo, incluyendo aquellos que requieren de complejos y eficientes modelos de alianzas, público-públicas y público-privadas. El impulso del sector tendría como resultado apoyar una recuperación económica del país más justa y sostenible, generando actividades de alto valor añadido, a la vez que se contribuiría a crear empleo cualificado y de calidad, que se podría movilizar con celeridad.

En ese sentido, el sector urbano del agua ha realizado una serie de propuestas para materializar, en plazo, los Fondos Europeos en proyectos concretos del ciclo urbano del agua, que suman un total de 13.776 millones de euros, y que están divididos según la siguiente clasificación:

  • Resiliencia de las ciudades: 5.735 millones
  • Reutilización: 1.771 millones
  • Mejora de la calidad de las masas de agua: 1.689 millones.
  • Eficacia en el uso del agua: 1.225 millones.
  • Técnicas de drenaje urbano sostenible (TDUS): 1.190 millones.
  • Economía circular: 1.037 millones.
  • Control y digitalización: 632 millones.
  • Energía renovable: 270 millones.
  • Desalación: 138 millones.
  • Eficiencia energética: 89 millones.

 

Aportaciones a la descarbonización y la economía circular

Siguiendo con la línea marcada por la anterior edición del informe, y ante el evidente y creciente interés e importancia por estos temas, el documento incluye indicadores relacionados con la estrategia europea sobre economía circular, así como sobre planes de gestión y mitigación en materia de lucha contra el cambio climático e impulso de la descarbonización.  La preocupación por el cambio climático del sector del agua urbana se ve reflejada en la aplicación de diferentes técnicas implementadas para minimizar, en lo posible, su huella de carbono. Asimismo, la Estrategia de Economía Circular impulsada por la Unión Europea tiene una aplicación directa en los operadores de abastecimiento y saneamiento.

En ese sentido, en España la media de consumo energético por cada 1.000 litros de agua se ha reducido ligeramente hasta los 0,95 KWh/m³. El aprovechamiento energético producido por el sector o, lo que es lo mismo, la generación de energía verde y renovable por parte de los servicios de agua urbana ha subido respecto al anterior Estudio Nacional y se sitúa en torno a los 611 GWh/año, cifra equivalente a suministrar energía eléctrica durante un año a una población de unos 185.000 habitantes.  El 69% de los operadores de los servicios de agua urbana cuenta con dispositivos de aprovechamiento energético. Supone, en términos generales, el 49% del consumo total de energía del operador, del cual el 61% se destina a autoconsumo y el 39% se vierte a la red.

Las actuaciones en el sector se centran en aprovechamientos de biogás en Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) y en el potencial hidroeléctrico de los caudales de agua empleados. Asimismo, estas dos fuentes son las mayores generadoras de energía para el conjunto de los operadores. También se incluye el aprovechamiento energético durante el proceso de secado de lodos.
Generación de energía por tipo de aprovechamiento (MWh/año). Ciclo urbano del Agua.
Sube el porcentaje de operadores de los servicios de agua urbana que calcula su huella de carbono hasta el 69%. La emisión de CO2 por parte de estas entidades es de 34,77 kg. de CO2 equivalente por habitante y año. En España, la huella media per cápita es de 5.030 kg. de CO2 equivalente al año. También se incremente el porcentaje de operadores que dispone de un plan para mitigar o compensar la emisión de CO2, hasta el 67%.

En sintonía con la Estrategia de Economía Circular hay que destacar que, según los datos del Estudio, en España se reutilizaron 289 hm³, lo que supone un incremento del 8% respecto al anterior Estudio. Actualmente, la reutilización en España es un recurso que supone el 7,1% del agua suministrada y, también, del agua residual depurada. Las comunidades autónomas que generaron un mayor volumen de agua reutilizada fueron la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Baleares. El agua regenerada se destina a los siguientes usos: el 49% a la agricultura, el 28% al riego de jardines y zonas de ocio, el 12% a la industria, el 9% a la limpieza de alcantarillado y/o baldeo de calles, y el 2% a recarga de acuíferos.

Por lo que respecta a la producción anual de lodos de depuración, la cantidad asciende a un total de 1.057.453 toneladas de materia seca, de los cuales un 78% se destinan a agricultura (biosólidos), jardinería y silvicultura; un 15% a incineración o valoración energética; y un 7% se retiran a vertedero.  En cuanto al volumen de biogás producido en las EDAR, se produjeron 141 Nhm³/año. Este volumen de biogás tiene una capacidad calorífica media de 22.905 Kj/Nm³. La generación de gas se produce en aquellas ciudades dotadas de digestión anaerobia en sus EDAR.

Falta de inversión en infraestructuras

Una vez más, los datos del Estudio reiteran que es indispensable acometer tanto la renovación de infraestructuras como la construcción de otras nuevas. La inversión prevista −tanto en presupuestos generales, como en el plan de recuperación europeo o los planes locales de inversión− continúa siendo insuficiente para aumentar la resiliencia de las infraestructuras del agua urbana acometiendo tanto su renovación como la construcción de otras nuevas necesarias, éstas últimas fundamentalmente en materia de saneamiento, si queremos alcanzar los objetivos medioambientales, mantener la calidad, la sostenibilidad de los servicios y afrontar los retos futuros como el cumplimiento de los ODS, la lucha contra el cambio climático y la protección de las siguientes generaciones.

Según datos del «Estudio Necesidades de inversión en renovación de las infraestructuras del ciclo urbano del agua en España” (AEAS-Cátedra Aquae de la UNED), actualmente en España la media anual de inversión real no alcanza el 50% de lo necesario. En ese sentido, el agua urbana necesita una inversión anual de 2.500 millones de euros  adicionales, hasta alcanzar los 4.900 millones/año, para garantizar la calidad, la sostenibilidad de los servicios y afrontar dichos retos futuros.

El importe anual total facturado al conjunto de los consumidores por el agua urbana en España asciende a 7.654 millones de euros, de los cuales, aproximadamente, un 51% corresponden a abastecimiento de agua, un 41% a saneamiento (28% depuración y 13% alcantarillado) y el 8% a otros conceptos, como por ejemplo a la conservación de contadores o acometidas.

España cuenta con unas 1.640 Estaciones de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) que suministran un total anual de 4.057 hm³ a los depósitos urbanos y las redes de distribución. Además, disponemos de 29.305 depósitos de almacenamiento de agua.  La dotación de agua ─el agua total que sale de los depósitos de distribución para el consumo─ es de 237 litros por habitante y día para todos los usos, un 1,3% inferior al del anterior Estudio, cifra que ha ido descendiendo progresivamente desde el año 2007.  Respecto a las redes de distribución de agua, España cuenta con un total de 248.245 km. de red. Continúa un evidente envejecimiento de estas instalaciones, ya que su porcentaje de renovación disminuye hasta el 0,4%, un 0,2% menos que en el anterior Estudio.  De acuerdo con los datos del XVI Estudio Nacional de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España 2020, el volumen de agua no registrada (ANR) −incluye las pérdidas aparentes y reales del agua− es del 23%. Este indicador se mantiene casi constante en los últimos 6 años.

En cuanto al parque de contadores, hay 21,6 millones de contadores de agua de los cuales el 72% tiene una antigüedad inferior a los 10 años. En relación a la telelectura, se aprecia un aumento significativo de esta técnica en todos los estratos de población, situándose como media en el 16,4%. En áreas metropolitanas el porcentaje de telelectura se sitúa en el 19,2%. Asimismo, se observa un progresivo envejecimiento de las redes de saneamiento, que actualmente suman 189.203 km. Su tasa de renovación es del 0,3%, un 0,1% inferior al anterior Estudio.

En nuevas infraestructuras el déficit de inversión se hace más evidente en el saneamiento, más concretamente en la falta de instalaciones para la depuración de aguas residuales, fundamentalmente en municipios de pequeño y mediano tamaño, lo que provoca que España continúe incumpliendo la Directiva 271/91 sobre tratamiento de las aguas residuales urbanas.  España cuenta con 2.232 Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), que tratan un total de 4.066 hm³ de aguas residuales, unos 245 litros de agua depurada por habitante y día.

Consumo a la baja y tarifas congeladas

El consumo medio doméstico continúa su tendencia a la baja y pasa de los 132 a los 128 litros por habitante y día, entre los más bajos de Europa. El consumo doméstico diario en todos los rangos de población, salvo en áreas metropolitanas, es similar o ligeramente superior a la media nacional entre los 127 y 137 litros/hab./día. El menor consumo se produce en las áreas metropolitanas, reduciéndose hasta los 118 litros/hab./día.

Durante la crisis del COVID-19, el consumo general de agua de urbana ha disminuido notablemente, con picos de hasta el -8% mensual. El consumo en poblaciones turísticas ha llegado a disminuir hasta el -22%, en los meses más duros y restrictivos de la crisis.
En el año 2020, el precio medio del agua para uso doméstico se sitúa (sin IVA) en 1,90 €/m³ y la factura del agua supone el 0,9% del presupuesto familiar, una de las más bajas de Europa.

Según los resultados arrojados por el reciente Estudio de Tarifas AEAS-AGA 2020, el precio medio del agua para uso doméstico en España se sitúa en 1,90 euros/m³ (sin IVA). De esta cantidad, 1,06 euros/m³ (el 56%) corresponden al servicio de abastecimiento y 0,83 euros/m³ (el 44%) al servicio de saneamiento. En general, las tarifas se han contenido, como puede apreciarse en el incremento de tan solo un 0,4% anual en el servicio estable de abastecimiento doméstico. Con un céntimo de euro un ciudadano dispone de 5 litros de agua (abastecimiento y saneamiento). Estos precios están muy lejos de llegar a cubrir el coste de los servicios, en contra de las exigencias marcadas por la Directiva Marco del Agua. Se mantiene la heterogeneidad regional y local de las tarifas al no existir una armonización tarifaria ni un marco genérico nacional.

España tiene una de las tarifas de agua urbana –que engloba el uso doméstico, industrial y comercial− más bajas de Europa. A pesar de ser uno de los países europeos con mayor escasez en recursos hídricos, la incidencia de la factura del agua en el presupuesto familiar es, de media, del 0,9%, muy por debajo del 3% marcado por la ONU como cifra límite de asequibilidad del Derecho Humano al Agua, para abastecimiento. El límite de asequibilidad se eleva hasta el 5%, cuando se suman el abastecimiento y el saneamiento.  Las tarifas del agua no cubren los costes y deberían adaptarse responsablemente para avanzar en la recuperación de costes y garantizar la sostenibilidad.

En España, las tarifas son muy heterogéneas en función de la localidad y no cubren todos los costes de los servicios de agua urbana, lo que está repercutiendo en el deterioro de las infraestructuras y la prestación de los servicios. La tarifa actual solo cubre, y no siempre, los gastos operativos del servicio, pero no los relativos a las infraestructuras: amortización, renovación y nuevas actuaciones para la mejora de prestaciones o calidad del agua y servicio.

El sector del agua considera necesario establecer una estructura tarifaria clara y transparente para el usuario, de manera que el precio del agua refleje su valor real y asegure la gestión sostenible a largo plazo y las necesarias inversiones para actualizar el complejo patrimonio hídrico y mejorar las infraestructuras que permitan el óptimo servicio ciudadano.  En ese sentido, estima que debería producirse una subida escalonada tarifaria controlada y progresiva en los próximos 10 años, que llevaría a España a niveles similares a la media europea. Esto permitiría dar cumplimiento a los preceptos de la Directiva Marco del Agua que establece los principios de “recuperación de costes”, una “adecuada contribución del usuario” y de que “quien contamina paga”, y que siguen los países más avanzados del norte de Europa (Fuente: AEAS/AGA. Foro: ICS/depositphoto).

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email