La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
windrader-4832684_960_720

¿Qué ventajas tienen los sistemas de almacenamiento de energía?

En la actualidad, los sistemas de almacenamiento de energía son imprescindibles para garantizar la producción e integración de las energías renovables. Estos sistemas flexibilizan la producción y, por lo tanto, son el futuro del desarrollo de fuentes energéticas que no dependan del petróleo y el carbón. Las energías renovables requieren un sistema de apoyo, ya que no pueden generarse continuamente en torno a la demanda. Es por ello que el almacenamiento es la clave para darle mayor eficiencia a toda la red eléctrica. ¿Cuáles son los sistemas de almacenamiento más eficientes?

 

¿Cuáles son los sistemas de almacenamiento más eficientes? En primer lugar, los sistemas se dividen en almacenamiento:

  • A gran escala: Se utilizan en sitios que operan con gigavatios.
  • En redes y activos de generación: Se usan en sitios en los que se opera en megavatios.
  • A nivel del usuario: Se trata de residencias que operan en kilovatios.

 

En cada uno de estos niveles existen distintos sistemas que son más o menos eficientes, dependiendo de la tecnología que se utilice. A nivel industrial, los intercambiadores de calor de circuito impreso y de placas semi-soldadas son los más eficaces. Estos son muy resistentes a las altas presiones y temperaturas, lo que permite una transferencia de calor muy eficiente.

Por otro lado, existen sistemas que pueden adecuarse bien al almacenamiento energético medido en megavatios y en kilovatios. Es el caso de las baterías y los volantes de inercia. Las baterías son dispositivos que almacenan la energía mediante compuestos químicos que pueden generar electricidad. La principal ventaja de este sistema es que tienen una respuesta rápida. Por su parte, los volantes de inercia son un método mecánico que implica el movimiento de un disco metálico. El disco gira y frena para conservar la energía.

¿Cuáles son los beneficios de almacenar energía?

En pocas palabras, los beneficios de almacenar energía son los siguientes:

  • La energía almacenada puede utilizarse cuando las condiciones no estén dadas para producirla. Como la producción depende del sol, del agua y del viento, almacenar energía permitirá tener una fuente energética aun cuando las condiciones climáticas sean desfavorables.
  • Puede utilizarse la energía almacenada en los momentos del día en los que haya mayor demanda eléctrica. Como esto reduce el pico de la demanda, la producción sigue siendo eficiente.

 

¿Las baterías de litio son el futuro del almacenamiento?

El litio es uno de los elementos más pequeños de la tabla periódica y, sin embargo, tiene grandes propiedades. Este elemento cuenta con capacidades electroquímicas, que lo hacen perfecto para el almacenamiento energético. El problema de las baterías de litio radica en que el litio es muy costoso. No obstante, se prevé que en los próximos años su valor se reduzca considerablemente, lo que abriría nuevas oportunidades para diseñar sistemas de almacenamiento energético más eficaces. Es, precisamente, la demanda de litio en este sector, junto con el aumento en la producción de coches eléctricos, lo que está disminuyendo su valor. Esta es una gran noticia para la producción de energía mediante recursos renovables, ya que las baterías de litio tienen un rendimiento superior. En los próximos años, se espera que cada vez más empresas comiencen a almacenar energía de esta manera.

El almacenamiento energético permite disponer de energía aun cuando las condiciones sean desfavorables. Además, posibilita una producción más eficiente y una mejor integración de las energías renovables.

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email