MOVILIDAD

Así son las ciudades con mayor cultura de la bicicleta

La bicicleta es el futuro de la movilidad sostenible. Al menos así lo consideran las capitales de países que pretenden liderar la transición ecológica, como es el caso de los nórdicos —Dinamarca, Noruega, Finlandia…—, que han logrado situarse a la cabeza de prácticamente todos los rankings de reducción de emisiones de CO2 y de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Agenda 2030 de Naciones Unidas).

En Europa, el transporte comporta una parte importante —el 30%— de las emisiones de gases de efecto invernadero, culpables de la crisis climática. Y, de esa parte, el 72% corresponde a los traslados por carretera. Por otro lado, el desafío de garantizar una buena calidad del aire se impone en ciudades cuyos niveles de contaminación atmosférica superan los límites recomendados por la Organización Mundial para la Salud. Las urbes, construidas en su momento en torno a  los coches, se han llenado progresivamente de automóviles —a medida que éstos se han ido haciendo más asequibles a todas las clases sociales y que la población urbana se ha ido expandiendo—. Así, la cultura del coche ha terminado generando ciudades congestionadas por el tráfico y con un alto riesgo para la salud de sus habitantes. La solución a ambos problemas es clara: el sistema de transporte ha de cambiar hacia uno electrificado y bajo en carbono, basado en el transporte público, en la movilidad intermodal y compartida y que se inserte en un modelo urbano donde la bici y los peatones tengan prioridad.

 

Esa es la dirección hacia la que han ido avanzando las ciudades del mundo desarrollado, de modo que hoy muchas de ellas pueden ser recorridas casi enteramente sin necesidad de usar el coche. El índice Copenhagenize mide bienalmente el progreso en este sentido, y selecciona las veinte urbes que a nivel global cuentan con una mayor cultura de la bicicleta y una mejor infraestructura para favorecer el transporte en este medio. De las españolas, Sevilla y Barcelona solían incluirse en el ranking. En 2013, Sevilla llegó a ser cuarta. Este año, no obstante, sólo Barcelona ha conseguido un puesto, el número 13 de la lista. Pero ¿qué es lo que han hecho las ciudades para lograr un modelo de transporte basado principalmente en la bici? El Copenhagen Index 2019 desglosa la evaluación para cada una de ellas. Así lo han hecho las tres que han logrado el podium:

 

  1. Copenhague (Dinamarca)

Con el 62% de los viajes diarios al colegio o al trabajo en bicicleta, la capital danesa vuelve a hacerse con el oro en esta categoría. Desde que en 2015 le quitara el prestigio internacional a Amsterdam como ciudad más pedaleable, Copenhague ha mantenido su puesto y se ha sentido motivada para consolidarse como la capital de la bici en todo el mundo. En la última década, la ciudad ha construido doce nuevos puentes para ciclistas y peatones, que conectan distintos puntos de la urbe. Carriles de hasta 5,5 metros de anchura en cada dirección pueden acoger a más de 22.000 ciclistas urbanos diarios.

 

  1. Amsterdam (Países Bajos)

Aunque en su momento fue líder en la cultura de la bici, se dice que Amsterdam se durmió en los laureles hasta ser destronada hace cuatro años. La ciudad no ha querido permitirlo y ha vuelto a escalar posiciones. En un contexto de desafío poblacional (acoge cada año a 11.000 nuevos habitantes), la capital holandesa se ha fijado un nuevo plan de la bici que para 2022. Éste incluye medidas como el ensanchamiento de los carriles a 2,5 metros y la construcción de nuevos carriles. Para 2025, además,  prevén quitar 11.000 plazas de aparcamiento para coches (1.500 por año) y poner en su lugar espacio para peatones, plazas para bicis y zonas verdes.

 

  1. Utrecht (Países Bajos)

Esta ciudad holandesa se ha hecho con el bronce. De ella se ha destacado sobre todo la infraestructura y facilidades para el transporte intermodal, así como la innovación y la voluntad política. Su ambicioso objetivo consiste en, para 2030, duplicar el porcentaje de personas que se mueven en bici para sus desplazamientos cotidianos. La estrategia que está siguiendo es la implementación de señalización inteligente, la reserva de carriles “rápidos” para bicis eléctricas y la expansión de la capacidad de aparcamiento de bicis “a niveles récord”.

 

Más allá del “top 3”, el resto de la lista lo componen:

 

  1. Amberes (Bélgica)
  2. Estrasburgo (Francia)
  3. Burdeos (Francia)
  4. Oslo (Noruega)
  5. París (Francia)
  6. Viena (Austria)
  7. Helsinki (Finlandia)
  8. Bremen (Alemania)
  9. Bogotá (Colombia)
  10. Barcelona (España)
  11. Liubliana (Eslovenia)
  12. Berlín (Alemania)
  13. Tokio (Japón)
  14. Taipei (Taiwan)
  15. Montreal (Canadá)
  16. Vancouver (Canadá)
  17. Hamburgo (Alemania)

Texto: Marta Montojo. Foto: Ciudad de Copenhague

Please follow and like us: