La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
Captura de pantalla 2021-06-24 a las 19.17.14

ONU-Habitat propone cuatro prioridades urbanas para la postpandemia

El Informe de ONU-Habitat ‘Ciudades y pandemias: hacia un futuro más justo, verde y saludable’ presenta un análisis de la situación del COVID-19 en ciudades y áreas urbanas después de un año desde la declaración de pandemia y describe una serie de medidas audaces. que podría generar una recuperación duradera y sostenible de la crisis actual.

Desde los primeros días de la pandemia, las ciudades han estado en la primera línea del COVID-19. La propagación del virus a nivel mundial a través de los viajes, el comercio y la movilidad significó que una gran cantidad de las primeras infecciones detectadas aparecieran en áreas urbanas, lo que llevó a muchos a cuestionar su futuro. Estas preocupaciones solo se profundizaron cuando las restricciones para contener la transmisión, como cierres y toques de queda, paralizaron las economías locales. Sin embargo, en los meses siguientes, a medida que evolucionaron los desafíos de la pandemia, también lo hizo nuestra comprensión de la enfermedad y su compleja relación con las ciudades.

De hecho, al igual que en anteriores crisis de salud pública, los determinantes clave del riesgo para los residentes urbanos son la desigualdad, la vivienda inadecuada y la falta de acceso a agua potable, saneamiento y gestión de residuos. Las condiciones agravantes, como los altos niveles de contaminación del aire, también han contribuido a exponer a las comunidades marginadas a impactos más severos. Al mismo tiempo, se ha hecho cada vez más evidente que la densidad urbana no es en sí misma un factor decisivo en la transmisión del virus. De hecho, los estudios han demostrado que en algunas regiones los niveles de infección per cápita y la mortalidad eran a menudo más bajos en los centros urbanos más poblados que en las zonas rurales o suburbanas circundantes.

La distinción más significativa, por lo tanto, a menudo no es entre áreas urbanas y rurales, sino más bien la disparidad entre densidad equilibrada y servicios adecuados, algo que incluso las ciudades altamente concentradas pueden lograr si están en juego la gobernanza y los recursos necesarios, y asentamientos y asentamientos excluidos y superpoblados. barrios marginales. En la práctica, estas divisiones suelen ser muy evidentes incluso dentro de las ciudades o distritos, como lo ilustra la sorprendente variación en los niveles de infección local según los niveles de pobreza, la etnia y otros factores.

Solo abordando los problemas subyacentes de la desigualdad y la exclusión en las ciudades, entonces, COVID-19 se puede manejar y contener de manera efectiva. Si esta tarea parece abrumadora, también hay motivos para un optimismo tentativo: con las políticas adecuadas, los enormes recursos económicos y sociales que se están invirtiendo para frenar la pandemia podrían ayudar a crear áreas urbanas más verdes e inclusivas a largo plazo.

El informe se centra en cuatro prioridades clave:

  • Repensar la forma y función de la ciudad: las morfologías y los sistemas urbanos deben reconfigurarse a diferentes escalas para no solo mejorar su resiliencia a los efectos de la pandemia, sino también hacerlos más sostenibles y productivos a través de una planificación inclusiva. Abarcando una gama de escalas, desde regiones y territorios hasta vecindarios y edificios, la promoción del diseño compacto, la movilidad accesible y el uso mixto del suelo puede apoyar el desarrollo de entornos urbanos más seguros y habitables.
  • Abordar la pobreza sistémica y la desigualdad en las ciudades: las intervenciones específicas deben diseñarse para mitigar los impactos desproporcionados del COVID-19 y las restricciones relacionadas en los grupos pobres y vulnerables a través de la asistencia de emergencia y la prestación de servicios, al mismo tiempo que se deben tomar medidas para abordar las causas subyacentes de sus problemas. exclusión. Si bien el hacinamiento y la ausencia de servicios básicos han aumentado los riesgos de salud de la pandemia para los residentes más pobres, la falta de acceso a los servicios digitales y la disminución de las actividades del sector informal durante los bloqueos los ha dejado en un estado económico aún más precario.
  • Reconstrucción de una economía urbana ‘nueva normal’ : se debe desarrollar un conjunto de paquetes de ayuda y apoyo económico personalizados para ayudar a las empresas más pequeñas, los trabajadores informales y los sectores en riesgo a sobrevivir a la crisis, con énfasis en «reconstruir mejor» mediante la promoción de la transición a economías urbanas más ecológicas y equitativas. Aunque las autoridades locales con problemas de liquidez pueden verse tentadas a responder a estas presiones reduciendo sus compromisos, es esencial que continúen con el apoyo de los gobiernos nacionales para mantener los servicios y la asistencia financiera para ayudar a los residentes y empresas a sobrevivir a la crisis.
  • Aclarar la legislación urbana y los arreglos de gobernanza: las autoridades deben reconocer la necesidad de una gobernanza multinivel cooperativa más integrada, con énfasis en el desarrollo de marcos institucionales y financieros más flexibles e innovadores. Los gobiernos a nivel nacional, subnacional y local se han visto obligados a responder creativamente a la crisis que se desarrolla de muchas formas diferentes, ya sea mediante una mayor colaboración, una mayor autonomía o una recentralización de ciertas responsabilidades. Si bien los resultados han sido desiguales y con frecuencia cuestionados, también han generado nuevos enfoques y aprendizajes que no deben olvidarse una vez que la pandemia haya llegado a su fin (Fuente: ONU Habitat)

Puedes bajarte el informe AQUÍ

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email