La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
Captura de pantalla 2021-06-14 a las 19.25.55

Foro Ciudades Madrid IFEMA: las ideas están claras, solo falta empujar la acción

La cuarta edición del Foro de las Ciudades de IFEMA MADRID, organizada por IFEMA MADRID, ha contado con la participación de 49 ciudades españolas e iberoamericanas, de más de 90 ponentes en representación de administraciones públicas, empresas y organizaciones nacionales e internacionales, y con la asistencia virtual de más de 1.000 personas.

En la  inauguración del Foro de las Ciudades de IFEMA MADRID  participaron Almudena Maíllo, secretaria general de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas, UCCI, y titular del Área Delegada de Turismo del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte, Ayuntamiento de Madrid; Abel Caballero, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, FEMP, y Alcalde de Vigo; Pedro Saura, secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, MITMA, y Eduardo López-Puertas, director general de IFEMA MADRID.

Agendas para la nueva ciudad

Tras este acto inaugural se celebraron las 12 sesiones temáticas a lo largo de los tres días de duración. En realidad, las tres primeras fueron una concatenación que giró en torno a las grandes estrategias y visiones de largo alcance de las ciudades, pues abordaron las Agendas Urbanas (tanto la de Naciones Unidas como la española y las que ya existen en comunidades autónomas y algunas ciudades), la Agenda 2030 y sus 17 ODS, y el trabajo de las redes urbanas a nivel internacional.

Las ciudades y territorios participantes en estas tres primeras sesiones fueron A Coruña, Gobierno Vasco, Málaga, Palma, Barcelona, Madrid, San José de Costa Rica, Vitoria-Gasteiz y Medellín, además de entidades, organizaciones y redes como MITMA, ONU-Habitat, CGLU, ICLEI Europa, UCI, CIDEU, CIVINET, C40 y ECODES.

La visión global en estas sesiones apunta no solo hacia una pronta recuperación de las agendas de desarrollo urbano tras la pandemia de Covid, sino también a aprovechar la ocasión para replantearse el modelo de ciudad y las relaciones entre las urbes que intercambian experiencias y buenas prácticas a través de las redes internaciones, y que trabajaron intensamente durante los meses de confinamiento. Esta pandemia ha visibilizado las carencias crónicas de las ciudades y la baja calidad de sus capacidades resilientes para hacerlas frente. Por ello, el papel de las redes urbanas se hace más necesario que nunca para articular respuestas comunes.

Las agendas urbanas, así como la Agenda 2030, que proponen una nueva ciudad apoyada en la planificación y la cohesión social, están siendo el punto de apoyo sobre el que muchas ciudades están comenzando una transformación profunda que afecta desde las políticas de vivienda hasta la movilidad, pasando por nuevas competencias municipales y mayores capacidades de financiación, modelos de consumo diferentes, un papel más activo de la ciudadanía o la lucha contra el cambio climático.

En este sentido, cabe destacar la presentación realizada por Eduardo Moreno, experto en urbanismo e innovación de ONU-Habitat, quien presentó el informe recientemente publicado “Ciudades y pandemia”. En este documento se recalca la idea de que si las ciudades tienen capacidades suficientes pueden ser la primera línea de defensa ante crisis como la pandemia de Covid, generando respuestas rápidas sobre el territorio y habilitando coberturas sanitarias y sociales a los afectados.

Ambición climática

Precisamente, el calentamiento global y su impacto en los entornos urbanos fue el tema de la cuarta sesión del Foro, con la participación de Valladolid, Madrid, Irun, Santander, Vitoria-Gasteiz, Lima (Perú) y Sevilla, así como la organización Forética. Cabe señalar que todas las ciudades participantes tienen ya planes específicos para la reducción de emisiones de C02 y de su huella ambiental, actuando sobre el parque edificatorio, los modelos de movilidad y los sumideros de carbono, como son los espacios verdes y azules tanto en el interior de los cascos urbanos como en los ecosistemas naturales donde se asienta la población.

Planificar y regenerar

Pensar la ciudad antes de intervenir, porque la ciudad que se levanta tendrá una vida de decenas de años, y recuperar la ciudad existente para “crecer hacia adentro” y ganar compacidad y densidad.  Estas y otras cuestiones de fondo surgieron en la sesión sobre planificación urbana del Foro con la Generalitat de Valencia, las ciudades de Madrid y Bilbao, el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) y la Asociación Sostenibilidad y Arquitectura (ASA). Algunas de las ideas potentes escuchadas durante la sesión fueron la importancia de las intervenciones a nivel “micro” acompañando a los grandes proyectos de regeneración; la inclusión en el proyecto y previo a su ejecución del verde urbano; la colaboración público-privada; la necesidad de “pensar más allá de los cuatro años que dura una legislatura”; analizar bien las demandas reales de vivienda y los flujos de población y la urgencia de una transformación integral para cambiar de raíz del modelo de ciudad colocando a la ciudadanía en el centro de la mirada.

Una de las sesiones más intensas fue la dedicada a las estrategias de regeneración urbana, especialmente en estos momentos de mayor vulnerabilidad tras la pandemia de Covid. La cantidad de propuestas que ya están en marcha demostraron que las ciudades están reaccionando en el cambio de paradigma de los modelos urbanos y en la responsabilidad de los gobiernos locales frente al reequilibrio territorial y la lucha contra las desigualdades.  Este fue el caso del Plan de Barris de Barcelona, las estrategias urbanas de la ciudad de Castellón o los proyectos de Madrid y Pamplona, todos ellos con un enfoque muy marcado hacia la regeneración de la ciudad existente y el freno al crecimiento expansivo de la “ciudad nueva”. Las visiones aportadas o WRI México y la red URBACT reiteraron esta línea de trabajo urbano.

Más ciudad verde

Como ya es habitual en las ediciones del Foro de las Ciudades de Madrid Ifema, la naturaleza urbana tuvo dos sesiones intensas y enriquecedoras en ideas y propuestas, con un total de 11 ponentes con ciudades como como Salamanca, Lugo, Rivas Vaciamadrid, Alcobendas, Logroño, Zaragoza, Madrid Burgos y Valdivia (Chile), además de la Asociación Española de Paisajistas (AEP), Asociación Española de Parques y Jardines Públicos (AEPJP), Iniciativa Latinoamericana del Paisaje (LALI) y Asociación de Empresas de Gestión de Infraestructura Verde (ASEJA).

Escuchando las ponencias, parece claro que la renaturalización urbana (en todas sus extensiones y conceptos) ya está en la primera línea de actuación de las agendas municipales con la aplicación de una nueva gestión del verde urbano, aunque no exenta de problemas en el terreno de las inversiones para el mantenimiento que, sin duda, es un elemento a tener muy en cuenta cuando se diseñan espacios verdes nuevos. Todas las ciudades participantes tienen ya proyectos de mejora de la naturaleza en sus territorios, incluyendo visiones sobre la relación urbano-rural, la inclusión del agua como elemento crítico, o la necesaria adaptación a los impactos del cambio climático que están haciendo cambiar las condiciones de los ecosistemas naturales urbanos, por ejemplo, aumentando las islas de calor.

Ciudades circulares

El estado actual de la economía circular en las ciudades fue tratado en una sesión temática con ponentes de Madrid, Getafe y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, además de representantes de la Asociación Nacional de Empresas Públicas de Medio Ambiente (ANEPMA), Ecoembes, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),  que señaló que para lograr procesos de economía es necesario ir más allá de los aspectos exclusivamente técnicos, lo que requiere establecer el marco adecuado de gobernanza y entorno propicio en el que las ciudades y regiones actúen simultáneamente como promotoras y   facilitadoras.

Mientras que hemos podido comprobar que se están dando importantes pasos, como en la recogida selectiva, el reciclaje o la conciencia ambiental de la ciudadanía, también se ha constatado que la velocidad a la que se implementan las acciones de economía circular no es la deseada a la vista de las exigencias en materia de gestión de residuos por parte de la UE y de la futura nueva Ley de Residuos española, detectándose ventanas de crecimiento, por ejemplo en el impulso a la compra pública verde e innovadora y en el avance en la reducción, reutilización y recuperación como pasos previos al reciclaje.

Movilidades sostenibles

El Foro ha tenido una intensa sesión sobre movilidad sostenible, limpia e innovadora. Con la participación de ciudades como Bilbao, Medellín (Colombia), Valencia, Las Palmas de Gran Canaria y Cádiz, y las organizaciones FCC Medio Ambiente, Asociación Colombiana de Ciudades Capitales (Asocapitales) y el Centro de Investigación del Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid, Transyt. La sesión fue abierta por María José Rallo, Secretaria General de Transportes y Movilidad, MITMA, quien habló de un verdadero cambio disruptivo en la movilidad urbana que se verá reforzada con los planes y fondos de recuperación postpandemia, y   la visión de la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada de “hacer de la movilidad un derecho, un elemento de cohesión social y de crecimiento económico”. Además, en los próximos meses se aprobará la Ley de Movilidad Sostenible.

Es fácil detectar los consensos entre los participantes, porque prácticamente todas las ciudades, así como las empresas presentes, están trabajando para promover una movilidad más limpia e inclusiva que implica reducir la presencia de los vehículos privados, una nueva gestión del transporte de mercancías de última milla, ganar espacio público para los peatones (una nueva fisonomía de la ciudad), crear zonas de bajas emisiones y habilitar nuevas infraestructuras para el transporte público, la inter-movilidad y la bicicleta, además de promover modelos de vehículo compartido y la llamada ciudad de “los 15 minutos”. Todo ello, entre otros aspectos, para reducir las emisiones de C02, promover la cohesión social, mejorar la calidad del aire y, por extensión, la calidad de vida de las personas. Sin olvidar que, tras la Estrategia aprobada recientemente, España tendrá muy pronto una Ley de Movilidad Sostenible,

Ciudad diversa para todos y todas

La ciudad diversa e inclusiva para todos los colectivos protagonizó una de las sesiones más destacada del Foro. En ella, la alcaldesa de Gijón, la alcaldesa de Salobreña, el alcalde de Manresa y la Concejala de Transición Ecológica de Toledo, coincidieron en que hoy las urbes excluyen a diferentes colectivos de ciudadanos, con deficientes espacios y estrategias para la inclusión de los niños y niñas, los jóvenes o las personas mayores.

Estas ciudades mostraron, junto el resto de participantes (Distrito Castellana Norte, Cátedra UNESCO de Género de la UPM y GEA21), una visión positiva, dado que hay muchas ciudades que ya están aplicando la mirada de género o la ciudad para la infancia en sus planes de actuación, entendiendo que la ciudad inclusiva pasa por las relaciones humanas, la inclusión, la concordia, el trabajo en red, la convivencia y la diversidad como señas de identidad prioritarias. En definitiva, bajo la pregunta ¿para quién hacemos la ciudad”, la sensación que nos dejó esta mesa es que si no se hace una ciudad para todos y todas, siempre habrá deficiencias sociales; es decir, “no dejar a nadie atrás”, especialmente a los colectivos más vulnerables tras la pandemia de Covid sufrida durante el último año.

¿Sabemos participar?

Dados sus contenidos, esta última sesión entroncó muy directamente con otra mesa que debatió sobre el papel de la ciudadanía y los procesos de participación con ideas tan interesantes como la cogobernanza;  la cultura organizativa; la confianza ciudadana; la necesaria labor pedagógica para la implicación ciudadana en las medidas públicas; la gestión del conflicto; una revisión a las posibilidades de la digitalización para no dejar atrás a los más vulnerables, o la transparencia y rendición de cuentas. Participaron las ciudades de Santiago de Compostela, Segovia, Alicante, Getafe y Buenos Aires (Argentina), además de la organización Kaleidos.red.

Las ciudades reconocen que se ha avanzado mucho en materia de participación con los consejos ciudadanos, los presupuestos participativos, las mesas de entidades ciudadanas o las consultas populares, porque los ciudadanos y ciudadanas tienen que estar comprometidos, pero también han de ser responsables con su proyecto de ciudad.

Tampoco hay que perder de vista, puesto que afecta a la relación entre ciudadanía y administración local, el envejecimiento de la población; la creciente diversidad de la sociedad y el buen uso de los nuevos canales de comunicación, como por ejemplo las apps de los teléfonos móviles, además de una obligada tarea por difundir la Agenda 2030 (¿conoce realmente la ciudadanía los 17 ODS?) y trabajar en el tema de la alimentación sostenible y de proximidad vinculado a un modelo de vida más saludable y responsable. Finalmente, resultó destacable la necesidad de transferir y replicar buenas prácticas de participación entre las ciudades, adaptando las soluciones a las peculiaridades de cada territorio, así como la necesidad de repensar el “dónde” se produce la participación y la función de los espacios cívicos y de encuentro social.

El Foro tuvo su colofón con una sesión de clausura que consistió en una reflexión compartida entre Lola González, directora del Foro de las Ciudades de Ifema Madrid, y Fernando Prats, arquitecto, urbanista y miembro del Foro Transiciones. Además de repasar algunas de las principales conclusiones, retos y problemáticas de las 12 sesiones temáticas celebradas, ambos pusieron el acento en las diferentes crisis que inciden en las ciudades y que nos conducen a un cambio civilizatorio, porque afecta a todos nuestros modelos económicos, sociales y ambientales. Prats comentó que apenas estamos entrando en el antropoceno, un nuevo ciclo histórico donde la acción humana determina el devenir del Planeta desbordando sus límites físicos, lo que provoca un cambio de ciclo histórico.

La pandemia de Covid no es la primera ni la última crisis que vamos a pasar, pero su efecto nos demuestra los futuros desafíos relacionados con la inestabilidad del Planeta y que impactan en aspectos sociales y económicos.

Para Prats, hay siete límites planetarios, de los que el 60% ya están desbordados y el 40% están a punto de hacerlo, como la pérdida de biodiversidad o la acidificación de los océanos, debido a las lógicas socio-económicas de carácter expansivo.

Lola González apuntó que la relación del ser humano con el medio ambiente no se puede plantear como una dicotomía en la que tengamos que elegir, pero que aún tenemos tiempo para rediseñar las ciudades siempre que haya acuerdos, colaboración y agendas como el Pacto Verde Europeo, a lo que Prats apuntó que la clave es la anticipación, la creatividad y la rapidez con la que hay que actuar para revertir las múltiples crisis, pero también de qué relatos (como el negacionismo climático o el “nosotros primero”) se están construyendo y qué soluciones se proponen frente a ellos desde “las ciudadanías”, especialmente desde los más jóvenes que luchan por un cambio sistémico, porque en cierto modo se sienten marginados y que perciben que su futuro va a ser peor que el vivido por sus padres.

Finalmente, ambos participantes destacaron la importancia de ver la ciudad desde la biorregión, entender el territorio como una clave de futuro y a la ciudad como un hecho físico y social pero también cultural que ha de convivir y sobrevivir en un mundo globalizado. La ciudad y el territorio que ocupa son elementos inseparables en un mundo donde deberíamos hablar de “bioterritorios para la vida” interrelacionados entre sí a través de redes, cooperadoras y autosuficientes.

Como colofón a la clausura, Lola González, directora del Foro, anunció la presentación del libro resumen de la segunda edición del Foro de las Ciudades-Diálogos Medellín, celebrado en diciembre de 2020 en la ciudad colombiana. Se trata de un documento que recoge las principales conclusiones del evento. El acto se celebrará el día 8 de julio y toda la información estará disponible en la web del Foro de las Ciudades de IFEMA MADRID.

La quinta edición del Foro de las Ciudades de IFEMA MADRID se celebraré en junio de 2022 de forma presencial.

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email