La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
Lahti 2019. Kuva: Lauri Rotko

¿Por qué la ciudad finlandesa de Lahti es Capital Verde Europea 2021?

Cada año, solo una ciudad de los países de la Unión Europea puede ser reconocida como Capital Verde Europea. En 2021, cuando la competición se vuelve muy reñida a medida que más ciudades apuestan por renovar su estrategia para afrontar la crisis climática, el galardón se lo ha llevado Lahti, la séptima ciudad de Finlandia en términos de población, con unos 120.000 habitantes.

Mientras otras urbes europeas, como Barcelona o París, fijan el horizonte de neutralidad climática en 2050, Lahti se comprometió a ser neutra en carbono en 2025. Finlandia, que como el resto de los países nórdicos lleva la delantera en numerosas cuestiones ambientales (como han reflejado consecutivos informes de evaluación respecto al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible), deberá dejar de emitir gases de efecto invernadero (GEI) en 2035.  Así, la ciudad se adelanta diez años a la meta nacional. Para 2025, las emisiones GEI de Lahti deberán haber caído un 80% respecto a los niveles de 1990.

A fecha de hoy, ya se ha producido una bajada del 70%, aseguran desde la web GreenLahti. “Lahti es una ciudad verde, y gracias a las inversiones que ha hecho, es fácil para nuestros ciudadanos vivir una vida neutra en carbono. Somos los primeros en el mundo en hacer posible el comercio de emisiones de la movilidad personal para los ciudadanos, y también hacemos más fácil la movilidad ecológica”, señalan.

Movilidad verde

Y es que uno de sus grandes ejes estratégicos para descarbonizar la ciudad es reverdecer el modelo de transporte. El tráfico urbano es responsable de aproximadamente el 32% de las emisiones de CO2 de la ciudad. En este ámbito Lahti ha llevado a cabo un proyecto innovador, apoyado con fondos del programa europeo Urban Innovative Actions, que premia a sus ciudadanos con euros virtuales si reducen sus emisiones GEI derivadas del transporte. Este programa anima a la ciudad a rebajar a una cuarta parte el impacto climático de su movilidad, sustituyendo 20 km de conducción en automóvil por el transporte público, a pie o en bicicleta. El sistema consiste en una aplicación de móvil, CitiCAP, que concede a cada usuario un presupuesto semanal de carbono, el cual varía en relación a la situación personal de cada uno. A partir de ahí, la app hace un seguimiento en tiempo real del recorrido de los ciudadanos y lo evalúa en función del medio de transporte elegido en cada caso.

Cuando los ciudadanos consiguen rebajar su huella de carbono, optando por vías ‘inteligentes’ de movilidad, los euros virtuales que consiguen pueden canjearlos por servicios como, por ejemplo,  reparación de bicicletas gratuitos, así como billetes de autobús o entradas para la piscina.  El sistema va acompañado de inversión en infraestructura ciclista. La ampliación más reciente de la red de carriles bici es una ‘autopista ciclista’ de 2,5 kilómetros que atraviesa el corazón de la ciudad. Actualmente, el 44% de los desplazamientos de los ciudadanos de Lahti son bajos en carbono (movilidad activa o transporte colectivo).

Residuo cero

Más allá de la movilidad y los objetivos climáticos (dejó atrás el carbón en la primavera de 2019), Lahti se ha fijado el objetivo de ser una ciudad de residuo cero en 2050. Por ahora ya recicla más del 99% de sus residuos domésticos, pero queda por avanzar en materia de ecodiseño para reducir la generación en la fracción del resto de tipologías de residuos.

Naturaleza urbana

En cuanto a sus esfuerzos de preservación de la naturaleza, esta urbe finlandesa sitúa el punto de inflexión en los años 70, cuando restauraron el por entonces muy contaminado lago Vesijärvi. “La restauración del lago Vesijärvi ha servido de ejemplo para otros: nuestro modelo de tratamiento se ha utilizado en la restauración de más de mil masas de agua finlandesas”, alegan los responsables de la ciudad. Ahora la cobertura forestal en Lahti es del 74%, mientras que la de lagos y humedales es del 11%, y la educación ambiental, dicen, está integrada en todos los colegios de la ciudad.

Lahti 2019. Kuva: Lauri Rotko

Calendario

Esta semana, a partir del 15 de enero y hasta el día 24, se desarrollarán las actividades previstas para celebrar el nombramiento de la ciudad como capital verde europea de 2021. En medio todavía de las circunstancias extraordinarias que llevan modificando agendas desde que la crisis del coronavirus se expandiera con fuerza por Europa en la primavera de 2020, algunas actividades se celebrarán en modalidad virtual, si bien otras se podrán hacer de manera presencial. Es el caso, por ejemplo, de los juegos de esquí de fondo y de salto de esquí, así como la mezcla de ambos que se conoce como “Nordic Combined”, competiciones que tendrán lugar el día 24, para concluir la celebración.

Ciudades pioneras

La primera European Green Capital, en 2010, fue Estocolmo, en Suecia. Le siguieron, en este orden, Hamburgo (Alemania), Vitoria-Gasteiz (España), Nantes (Francia), Copenhague (Dinamarca), Bristol (Reino Unido), Liubliana (Eslovenia), Essen (Alemania), Nijmegen (Países Bajos), Oslo (Noruega) y Lisboa (Portugal) en 2020.


Texto: Marta Montojo


 

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email