UNIÓN EUROPEA

La hiperinflación de nuestra huella ecológica

Cambiar nuestro modelo alimentario a uno que esté en línea con los límites planetarios, hacer a Europa climáticamente neutra en 2040, restaurar la naturaleza, proteger los océanos e invertir en un futuro sostenible. Son algunas de las soluciones que propone la organización WWF para reducir la huella ecológica de la Unión Europea, pues es la tercera mayor del mundo, después de China y EEUU.

Así lo asevera esta ONG en su último informe: Vivir por encima de los límites de la naturaleza en Europa, que ha elaborado junto con la Global Footprint Network y en el que recogen los datos  actualizados sobre la deuda ecológica que tiene la UE a fecha de 2019. El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra de la UE este año fue el 10 de mayo y, el de España, el 28 de ese mismo mes. Si cada habitante del mundo pretendiera vivir como lo hace hoy el ciudadano medio europeo, se necesitarían 2,8 planetas para satisfacer esa demanda humana, aducen los ecologistas.

La evolución de la huella ecológica en la UE ha ido pareja al crecimiento económico progresivo de la región. Entre 1961 y 2016, la huella ecológica de sus 28 Estados miembro creció de 1.600 millones de hectáreas globales (hag) a 2.300 millones de hag. Sin embargo, desde 2007 —sobre todo debido a la crisis financiera— la huella ecológica media por cada residente se ha reducido un 19%, contracción especialmente visible en Grecia, Portugal, Italia y España.

España está entre los países de la UE con menos huella ecológica per cápita, sólo por delante de Croacia, Hungría, Bulgaria y Rumanía. Por el contrario, Luxemburgo, Estonia, Dinamarca y Suecia son los países de la UE con más huella ecológica per cápita. En Luxemburgo, un dato relevante es que la mayor parte de la huella ecológica la compone la huella de carbono. Esto, según los autores del informe, revela el efecto de los bajos impuestos a los combustibles fósiles en este país. La gasolina allí es tanto más barata respecto a los países vecinos que a los habitantes de los entornos cercanos les compensa pasar por Luxemburgo para rellenar sus tanques.

Las propuestas de WWF para Europa

Esta situación de déficit ecológico —culpa de un modelo productivo que ignora o sobreestima las posibilidades planetarias— ha llevado a Europa a lo que WWF ha denominado una “encrucijada”. Para salir de ella, la organización ha hecho un llamamiento a los representantes políticos y líderes de la UE para que adopten una serie de medidas con las que podrán reducir la huella ecológica efectivamente y a tiempo para frenar la pérdida masiva de biodiversidad que se avecina. Según se desprende del último informe del IPBES (el grupo de expertos de la ONU centrado en la degradación de la biodiversidad), un millón de especies podrán desaparecer de la Tierra en cuestión de décadas si el mundo continúa con su actual tendencia de consumo.

Las sugerencias de WWF pasan por cambiar a un consumo y sistema alimentario sostenibles tras alegar que, “dentro de la UE, la producción no sostenible de alimentos y las prácticas agrícolas son el mayor causante de la pérdida de biodiversidad, mientras que la demanda de la UE de materia prima como son la soja, el aceite de palma y la madera tiene un impacto considerable en los ecosistemas de otros países”. Asimismo, exigen más acción climática en el marco del Acuerdo de París a fin de llegar a tener una UE neutra en carbono para 2040. Por otro lado, WWF considera que la UE debería ser uno de los principales impulsores del Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas que a su juicio necesita el planeta; y demandan que se tome más en serio el marco legal existente en materia de protección de hábitats, especies y ecosistemas de agua dulce, así como aquel diseñado para gestionar de manera sostenible el uso de los mares y la protección de la fauna marina y sus hábitats. Además, para financiar un futuro sostenible en la UE desde WWF abogan por la implantación de “un presupuesto europeo en el que al menos el 50% sea invertido en economías sostenibles verdes y azules, en línea con el objetivo de 1,5oC del Acuerdo de París” (texto: Marta Montojo).

Please follow and like us: