Captura de pantalla 2020-08-27 a las 10.57.45

Los riesgo ambientales que amenazan Europa

El informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) «Drivers of change of relevance for Europe’s environment and sustainability» (Las causas del cambio de relevancia para el medio ambiente y la sostenibilidad en Europa) explora un amplio abanico de «causas» que podrían afectar al futuro de Europa, en particular, los que afectan a las ambiciones medioambientales y de sostenibilidad en Europa.

Las perspectivas sobre el medio ambiente y la sostenibilidad en Europa se ven influidas por múltiples factores, que generan nuevos riesgos y oportunidades. El mundo está cada vez más interconectado y los acontecimientos que tienen lugar en una parte del mundo pueden afectar a Europa. Lamentablemente, la crisis de la COVID-19 es un crudo recordatorio de que así es.

¿Qué define los motores del cambio?

Las «causas del cambio» difieren en cuanto a las escalas geográficas y temporales, el origen, la fortaleza y el posible impacto. Por ejemplo, las mega-tendencias mundiales, como el crecimiento mundial de la población o el cambio climático son fenómenos mundiales a largo plazo que se conforman lentamente, pero que tienen un gran impacto. Algunas tendencias están bien establecidas y caracterizan en particular a Europa; por ejemplo, el envejecimiento o la migración de este a oeste. Otras tendencias que están surgiendo, pero que no están bien establecidas todavía son, por ejemplo, la convergencia tecnológica y la «cuarta revolución industrial».

También se observan los llamados «comodines», que son acontecimientos futuros improbables, pero potencialmente perturbadores. Pueden ser, por ejemplo, grandes avances tecnológicos, el colapso de los polinizadores o un brote de una enfermedad infecciosa.

¿Cómo ve la evolución de algunas de estas tendencias?

Puede decirse que los retos medioambientales mundiales han aumentado en los últimos 50 años y que la geografía de la polución está cambiando en todo el planeta, como consecuencia del crecimiento económico y del cambio en el poder geopolítico, así como los crecientes niveles del consumo. Al mismo tiempo, el mundo está más interconectado que nunca mediante flujos de recursos, personas e información, lo que hace más difícil garantizar la gestión medioambiental a escala mundial.

Europa es cada vez más dependiente de los recursos clave y, al mismo tiempo, externaliza una parte importante de las presiones ejercidas sobre el medio ambiente. Las nuevas tecnologías conllevan tanto oportunidades como riesgos relacionados con la salud, el medio ambiente y el bienestar. Los valores, estilos de vida y estrategias de gobernanza están cambiando en todo el mundo. Mientras que el consumismo está creciendo, especialmente en los países emergentes, los diferentes sectores de la población están adoptando nuevas ideas y los ciudadanos cada vez exigen más medidas relacionadas con los retos medioambientales y de sostenibilidad, tanto en Europa, como en otros lugares.

 

 

¿Cómo se utiliza el análisis prospectivo en la UE y en la toma de decisiones a escala nacional?

En materia de medio ambiente y sostenibilidad, los procesos prospectivos habitualmente se utilizan para anticipar los riesgos potenciales e identificar oportunidades para el avance de las políticas sobre medio ambiente y sostenibilidad. Por ejemplo, la Comisión Europea ha establecido un sistema prospectivo (FORENV), cuyo objetivo es identificar los problemas medioambientales emergentes para concienciar acerca de las posibles implicaciones y ayudar a los responsables de las políticas y las partes interesadas a abordarlos.

Se pueden encontrar ejemplos similares en todos los países miembros de la AEMA. La prospectiva estratégica ha adquirido importancia recientemente en la elaboración de políticas europeas con la designación de un Comisario Europeo de Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva (el vicepresidente Maroš Šefčovič) y la red de prospectiva estratégica de la UE

(Texto original: Lorenzo Benini, Experto en evaluación de sistemas y sostenibilidad de la Agencia Europea de Medio Ambiente y autor del informe. Fuerte cuadros: AEMA).

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email