La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
Local-Climate-Pact

Pacto de los Alcaldes Europa: avances locales en clima y energía 2021

El Pacto de las Alcaldías para el Clima y la Energía,  el mayor movimiento mundial de ciudades por la acción local en estos dos ámbitos, ha presentado sendos informes que dan cuenta de sus logros durante 2021 en el ámbito europeo: el informe de los coordinadores y el de los promotores.

El  primero de ellos señala que el año 2021 ha sido un hito para el Pacto Europeo de Alcaldías, ya que las ciudades signatarias han intensificado sus trabajo para alcanzar una visión común de neutralidad climática para 2050. La visión renovada y los compromisos correspondientes fueron lanzados oficialmente por el Pacto de Alcaldías – Europa el pasado 21 de abril y han sido plasmados en este documento.

En resumen, el Pacto quiere establecer nuevos objetivos climáticos a largo plazo totalmente alineados con los objetivos de la Unión Europea y los de los distintos estados miembros; comprometer más a los ciudadanos, a las empresas y a los gobiernos en esta acción; así como acelerar la transición necesaria para lograr este reto.

Bien en mitigación, no tanto en adaptación

El informe pone en relieve que el Pacto está avanzando bien en la adopción de medidas para la mitigación al cambio climático, pero no tanto en las medidas de adaptación. En mitigación, los sectores en los que más acciones se han emprendido hasta ahora han sido la edificación y el transporte. En cuanto a las amenazas climáticas más abordadas en 2021 destacan, por una parte, las inundaciones y el aumento del nivel del mar y, por otra, el calor extremo y los incendios y la sequía.

Los argumentos que tienen más probabilidades de captar la atención de los responsables de la toma de decisiones locales e involucrarlos en la planificación climática y energética son: la disponibilidad de fondos de la UE para los municipios; la oportunidad de ahorrar energía y la reducción de costos relacionados con la energía; y la obtención de visibilidad política a nivel regional, nacional y / o europeo.

El informe de los coordinadores se completa con datos sobre las oportunidades del networking entre municipios; el apoyo técnico y económico para los planes de acción de energía sostenible y climáticos y el papel de las buenas prácticas. En este último terreno, el informe remarca que una de las fortalezas del Pacto de Alcaldías es su capacidad de “liderar a través del ejemplo”.

El segundo informe señala que la promoción del Pacto de Alcaldías se está realizando, principalmente, a través de información directa a los miembros y/o autoridades locales; en segundo lugar a través de la promoción de eventos, talleres o webinars; después con la divulgación de mensajes utilizando herramientas de comunicación propias de la organización; y finalmente  a través de la diseminación de capacity building y materiales técnicos.

Asimismo, los promotores se comprometen con las actividades del Pacto de forma mayoritaria participando en los eventos que este organiza y contribuyendo a la realización de sus informes.

Los promotores del Pacto han señalado que los temas sobre los cuales habría que elevar todavía más la conciencia en sus respectivos territorios son, por este orden: la adaptación al cambio climático, la mitigación, la pobreza energética y la transición energética.

Percepciones de las autoridades locales

El informe valora también los tipos de apoyo que se reciben en capacity building y en compartir conocimiento, así como el grado de información de que disponen los agentes sobre los fondos disponibles para llevar a cabo distintas acciones. Asimismo, destaca 6 buenas prácticas en 2021, dos en Bélgica, y una en Portugal, Bulgaria, Italia y Hungría.

Finalmente, pone de relieve la percepción existente actualmente por parte de las autoridades locales acerca las nuevas ambiciones climáticas (conseguir la neutralidad climática para 2050). En este sentido un 8% considera que este objetivo es demasiado ambicioso para las autoridades locales; un 28% apunta que está en línea con lo que estas autoridades se han marcado como objetivo; y un 50% dan una respuesta un poco más extensa: la neutralidad climática es un objetivo justo e inclusivo, pero todavía hay mucho que hacer para llegar a un 40% de las emisiones en 2030 como para mirar en este momento a tan largo plazo.


Texto: Albert Punsola


 

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email