AGENDA 2030

Aterrizando la Agenda Urbana española

Organizado por ONU-Habitat, el pasado mes de febrero se celebró el décimo Foro Urbano Mundial en Abu Dhabi. Esta convocatoria bienal sirve para actualizar el debate sobre el futuro de las ciudades e incorporar nuevas visiones urbanas. Con una mirada desde el análisis en perspectiva, os dejamos una tribuna de Ángela de la Cruz. Subdirectora General de Políticas Urbanas. Secretaria General de Agenda Urbana y Vivienda. Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Autora: Ángela de la Cruz. Subdirectora General de Políticas Urbanas. Secretaria General de Agenda Urbana y Vivienda. Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

La décima edición del Foro Urbano Mundial (WUF10) tuvo lugar entre los días 8 y 13 de febrero de 2020, en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos). Aunque probablemente sea difícil para el imaginario colectivo asociar una ciudad de estas características con la sede idónea para acoger el principal encuentro internacional de intercambio de opiniones y experiencias sobre la urbanización sostenible, lo cierto es que contó con la participación de más de 13.000 asistentes de 168 países y permitió poner en común soluciones que están siendo probadas por ciudades pioneras en todo el planeta, siendo lugar de encuentro para conocer la forma en la que los gobiernos nacionales, regionales y locales están trabajando para implementar las nuevas políticas de sostenibilidad social, económica y medioambiental que demandan las Agendas Urbanas, tanto nacionales, como internacionales.

En esta ocasión el lema elegido fue ‘Ciudades de oportunidad: conectando cultura e innovación’. Con él, ONU-Habitat, organizadora de este evento técnico y no legislativo de las Naciones Unidas, ha querido poner de manifiesto dos aspectos igual de relevantes:

El primero es que la innovación y los avances científicos y tecnológicos resultan claves para la implementación de la Nueva Agenda Urbana y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El segundo plantea que en estos momentos de cambios disruptivos sin precedentes en la historia de la humanidad es imprescindible conectar tradición y modernidad para poner al servicio de las nuevas generaciones aquellos valores compartidos que conforman el llamado ‘legado cultural’ al que éstas tienen derecho.

En palabras del Presidente de la Asamblea General de la ONU, Tiijani Muhammad-Bande, la elección de dicho lema muestra que «debemos tomar medidas urgentes para utilizar la cultura y la innovación como un acelerador en la implementación de los ODS si queremos crear un mundo mejor para todos”. Y nadie duda de que las ciudades han sido durante siglos centros de innovación y catalizadores del progreso y que su diversidad cultural ha contribuido tradicionalmente a mejorar su atractivo, su competitividad y su desarrollo general. Todo ello sin obviar también sus riesgos, presentes hoy en la exaltación de prejuicios contra una diversidad cultural que es Patrimonio de la Humanidad.

Las ciudades permiten incorporar al conocimiento tradicional, además, toda una batería de soluciones creativas e innovadoras que, a través de las nuevas tecnologías, aprovechan el potencial del patrimonio cultural y generan entornos que propician el desarrollo económico, mejoran la calidad de vida de los ciudadanos y fomentan la cohesión e integración social. En este contexto la renovación urbana sigue viendo crecer su potencial, no sólo porque protege y conserva la identidad, sino también porque renueva y regenera entornos, perfilándose como una alternativa esencial.

Este mensaje conectó con el anuncio del siguiente Foro Urbano Mundial, que tendrá lugar en el año 2022 en Katowice (Polonia), y en el que se quiere hablar y debatir sobre la transformación justa; es decir, sobre los cambios que no dejan a nadie atrás. Lema ya harto conocido de la propia Agenda 2030 y de sus 17 objetivos de desarrollo sostenible.

El intenso programa oficial del Foro Urbano Mundial contó con más de 540 eventos. También desplegó la tradicional zona de exposiciones en la que se instalaron cerca de 130 stands de las principales instituciones del mundo. Y en ambos lugares España contó con una amplia representación, tanto de las Administraciones Públicas (Estado, Comunidades Autónomas y Administración local), como del sector empresarial y académico. Al embajador español en Abu Dhabi se unieron representantes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) por parte de la Administración General del Estado. Las Comunidades Autónomas estuvieron representadas por la Junta de Extremadura, el Gobierno del País Vasco, la Generalitat de Cataluña y el Instituto Catalán de Suelo.  Por parte de la Administración local participaron la FEMP, la Diputación de Barcelona y los Ayuntamientos de Soria, Barcelona, Madrid, Logroño y Málaga. Las Universidades de Deusto y la UNED representaron en el Foro al sector académico y, por último, las empresas públicas INECO, ENAIRE, ADIF, RENFE, AENA y Puertos del Estado contaron con un stand en la zona de exhibiciones en el que mostraron los últimos avances tecnológicos en materia de ferrocarriles, aeropuertos y smart cities, a la vez que conectaron cultura e innovación, específicamente, en materia de puertos. La Generalitat de Cataluña, conjuntamente con la Diputación de Barcelona, el Instituto Catalán del Suelo, el Área Metropolitana de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona también dispuso de un stand propio.

 

Más allá de estos aspectos puramente formales de participación, merecen especial atención los eventos de networking que se organizaron en el Foro. Todos aquellos que fueron organizados por representantes de la delegación española tuvieron una magnífica acogida, tano de público, como de temática sugerida. Fueron enfoques tan distintos como el de las nuevas formas de Gobernanza que propugna la Agenda Urbana Española (evento organizado por el MITMA); la localización de las Agendas Locales para la sostenibilidad a nivel subnacional (Generalitat de Cataluña); la implementación de una Agenda Urbana regional a través de un Plan Integrado de Regeneración Urbana (el País Vasco); los ejemplos de soluciones basadas en la naturaleza a través del Bosque Metropolitano (Ayuntamiento de Madrid); las innovaciones en bibliotecas urbanas para ciudades pacíficas: gobiernos locales y consolidación de la paz (Diputación de Barcelona), o la creación conjunta de ciudades innovadoras y sostenibles con las universidades (Deusto).

 

Este Foro ha sido, también, el lugar en el que se reconoció la valía del proyecto de vivienda innovador puesto en marcha por la Fundación Habitat3, que recogió su flamante Premio Mundial del Hábitat (World Habitat Award) por su trabajo en relación con el programa de vivienda social y atención a personas en situación de vulnerabilidad.

La Conferencia concluyó con la Declaración de Abu Dhabi que, en sus quince apartados, muestra una verdadera guía para la acción que refuerza mensajes ya contenidos en la Nueva Agenda Urbana entre los que cabe mencionar: la importancia de la cultura como una parte que integra las soluciones frente a los retos de la humanidad; el papel relevante de los gobiernos locales y regionales en la urbanización sostenible; la necesidad y oportunidad de poner en marcha asociaciones globales para afrontar los retos de la emergencia climática y la urbanización sostenible; la planificación territorial y urbana como instrumentos esenciales para preservar la herencia cultural y urbana; la mejor y más sabia utilización de las tecnologías para mejorar la calidad de vida en las comunidades, o la innovación y la cultura (lemas específicos del Foro) como aceleradores de la implementación de los ambiciosos objetivos de desarrollo sostenible.

Tal y como reconoció Maimunah Mohd Sharif, directora ejecutiva de ONU-Habitat, ”ahora sabemos los componentes del qué, cómo y cuándo”, por lo que es necesario que todos los actores se movilicen dentro de sus respectivas capacidades para pasar a la década de la acción, porque “Las ciudades que construyamos hoy son el patrimonio del mañana”.

Please follow and like us: