La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
GUIA para ZBE de la FEMP (junio 2021)

Ideas para implantar una ZBE… y para hacerlas aún más efectivas

La FEMP, la DGT y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) han editado la primera Guía técnica para la implementación de zonas de bajas emisiones, ZBE. Este tipo de áreas son obligatorias para localidades con más de 50.000 habitantes, tal y como indica la Ley de Cambio Climático. Os dejamos datos y referencias sobre esta nuevo manual, así como algunos comentarios sobre las ZBE de la Red de Ciudades que Caminan, cuya visión es clave para este tipo de acciones urbanas.

Ideas ara

El manual tiene como objetivo promover y ayudar a las autoridades municipales a implantar estas zonas en sus localidades a partir del ejemplo de la ZBE Rondas BCN. Ésta ha sido creada y liderada por el AMB junto con los cinco municipios de la metrópolis de Barcelona que la integran. Sobre esta guía el presidente de la Comisión de Transportes, Movilidad Sostenible y Seguridad Vial de la FEMP, Alfonso Gil,  ha afirmado que los Ayuntamientos “llevamos años diciendo que queremos una movilidad sin humos, sin ruido y sin muertos en nuestras calzadas”, señalando que la reducción de emisiones no solo se hará en 149 ayuntamientos que hoy lo tienen mandatado, “sino que otros muchos alcaldes y alcaldesas de ciudades españolas, que incluso no tienen la obligación, también van a explorar estas vías porque están comprometidos con la mejora de sus pueblos y ciudades”. Gil también hace referencia a los fondos europeos, recordando que 1.500 millones de euros van a estar a disposición de los Ayuntamientos españoles para la implementación de las zonas de bajas emisiones y para la transformación de las flotas en flotas no contaminantes.

 El modelo metropolitano de ZBE del AMB en el que se apoya el nuevo manual sobre ZBE incluye:

  • Modelo de ordenanzas común.
  • Sistema de etiquetado de la DGT.
  • Modelo de ZBE 2.0. Se plantea un sistema de control automático mediante sistemas tecnológicos de lectura de matrículas.
  • Señalización común para todas las ZBE.
  • Comunicación y aceptación ciudadana.

 

La Guía, en la que se expone el procedimiento técnico para implantar zonas de bajas emisiones, está disponible en formato digital para su descarga y será remitida desde AMB a los municipios de más de 50.000 habitantes para que les sirva de modelo cuando lo vayan a implementar. El establecimiento de Zonas de Bajas Emisiones en todas las ciudades del país de más de 50.000 habitantes, como medida esencial para la mejora de la calidad del aire queda recogida en la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Gobierno. En total, 149 ciudades del país deberán implantar esta medida antes de 2023.

Bájate aquí la ‘Guía Técnica para la implementación de ZBE’ 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La visión de la red de Ciudades que Caminan

Esta Red de ciudades a hecho una serie de recomendaciones para aquellos municipios que estñán obligados a instalara una ZBE (los 149 antes mencionados que tienen más de 50.000 habitantes), o bien quieran hacerlo aunque la Ley nos les obligue.

Una ZBE no tiene por qué ser únicamente una zona donde no se quemen derivados del petróleo, sino también en la que circulen pocos coches o casi ninguno. Bajar las emisiones debe consistir inicialmente en reducir el tráfico motorizado, para después ir sustituyendo los carburantes progresivamente. Este es el espíritu de la nueva campaña de la Red de Ciudades que Caminan, cuyos principios persiguen la mejora global de la calidad de vida en los espacios urbanos, aspecto en el cual la carbonización de la movilidad es sólo una pata.

Bajo el título “Más que ZBE” se busca poner el acento en la recuperación del espacio público de la ciudad, algo que no se conseguiría sustituyendo los coches actuales por otros eléctricos. La Red de Ciudades que Caminan mantiene viva la esperanza en que las autoridades amplíen el actual concepto de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) que figura en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, ahora centrada exclusivamente en la sustitución de los coches actuales por los considerados “eco”. Coches que ocupan el mismo o más espacio.

En la Ley

Tras una reunión en el Ministerio de Transición Ecológica del presidente de la Red, Miguel Anxo Fernández Lores, los responsables del mismo se mostraron favorables a esa nueva perspectiva, que podría incorporarse a los reglamentos que deriven de la ley, o incluso a la futura Ley de Movilidad Sostenible que otro ministerio, el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana está preparando. El concepto ZBE es insuficiente tal como está planteado, entre otras cuestiones, caracteriza a estas zonas según el combustible de los vehículos que pueden acceder a ellas, y no según la cantidad de vehículos que circulan dentro de su área.

¿Qué es ‘tráfico necesario’?

La Red propone que se defina legislativamente el concepto de “tráfico a motor necesario” para poder restringir fehacientemente el uso del coche en las ciudades. Estos desplazamientos serían los que realizan los servicios públicos, las emergencias, la mensajería y distribución de mercancías, el reparto domiciliario, el acceso a garajes o aparcamientos, servicios a hoteles, el acceso para personas con movilidad reducida y el transporte de bultos por residentes y profesionales. Este tipo de desplazamientos, no obstante, también podrían estar regulados como cada ciudad desee en función de horarios, distritos, tipo de vehículos o incluso con respecto a su nivel de emisiones.

Algunos han ido más allá

El marco legal del Estado, además, debe tener en cuenta que algunas ciudades están apostando por otras formas de reducir emisiones todavía más efectivas y estructurales, con fuertes restricciones al acceso en coche, independientemente de su combustible. Paradójicamente, estas ciudades tendrían que permitir el paso de coches eléctricos en muchas vías liberadas de cualquier tipo de tráfico a motor innecesario.

Pocas ciudades

Tal como están concebidas hoy las ZBE, para ciudades de más de 50.000 habitantes, se deja fuera a una gran parte de la población urbana del país, por ello se estima que debería ser obligatoria en municipios de al menos 20.000 habitantes, y que los que tengan más de 50.000 deberían tener uno de estos espacios restringidos pro cada distrito de 50.000 habitantes, con lo que una ciudad de 200.000 personas debería tener 4 ZBE y las más grandes, 20 de esas zonas por cada millón de habitantes.

Espacio público para el peatón

Un informe elaborado por esta Red de Ciudades que Caminan repasa algunos aspectos de la movilidad que han de tenerse en cuenta a la hora de descarbonizar las ciudades, adaptándolas a una nueva forma de gestionar el espacio público. Esa nueva fórmula consistiría en dar prioridad a las personas en el espacio público, y considerar que éste no solo existe para dar soporte a la movilidad, sino a muchas otras actividades vitales como pasear, estar, charlar, encontrarse o jugar.

Moverse menos

El informe de la Red recuerda que el tráfico motorizado necesario es muchísimo menos que el que actualmente discurre por nuestras ciudades. Mucho del tráfico existente se produce como consecuencia de las facilidades al automóvil y a su estacionamiento. El documento también indica que resulta mucho más efectivo para la descarbonización reducir los desplazamientos en coches particulares motorizados, que podría complementarse con la sustitución de los carburantes de los motores y profundizar en medidas como las recientemente adoptadas de limitar las velocidades máximas.

Bájate el informe de la Red de Ciudades que Caminan ‘Más que ZBE’.

 

(Fuente: FEMP y Red de Ciudades que Caminan)

 

 

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email