La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
Miradas Urbanas

Urbanamérica

revolucion Sostenible WRI Mexico

WRI México propone 52 soluciones desde su proyecto ‘Revolución Sostenible’

Si las crisis son múltiples y están interconectadas, las soluciones también tienen que ser integrales y transformar todos los elementos de los ecosistemas urbanos. WRI México, en colaboración con una decena de organizaciones, acaba de presentar un documento que propone 52 soluciones nacidas de los procesos participativos de su proyecto ‘Revolución Sostenible’, que durante los últimos cinco meses ha organizando decenas de jornadas y encuentros online.  Las 52 soluciones se ordenan en cinco ejes temáticos y tres transversales. En todos ellos, los entornos urbanos están, directa o indirectamente, muy presentes.

El Instituto de Recursos Mundiales México (WRI México, por sus siglas en inglés), junto con las organizaciones aliadas Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Embajada Británica en México, Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ), Iniciativa Climática de México (ICM), The Climate Reality Project América Latina, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), hicieron pública este martes la Hoja de ruta para la adopción de un nuevo contrato social y modelo de desarrollo verdes en los planes de recuperación de México y América Latina tras la pandemia de COVID-19′.  Este documento es el resultado de las acciones desarrolladas durante los pasados meses por la iniciativa ‘Revolución Sostenible’, que arrancó el pasado 9 de junio y que consistió en una serie de diálogos multilaterales.

Esta hoja de ruta recoge 52 líneas de solución basadas en evidencia, datos y experiencias provenientes de expertos, ONG locales e internacionales, autoridades gubernamentales de los tres niveles de gobierno de México y América Latina, el sector empresarial, el sector financiero, la sociedad civil organizada, los jóvenes y agencias de cooperación internacionales.

La intención es que estas 52 soluciones sean integradas a los planes de recuperación postpandémicos de México y la región latinoamericana, y que permitan no sólo atender las crisis desatadas por la pandemia de la COVID-19, sino que también conduzcan a la transición hacia sociedades más resilientes a desastres y enfermedades, más justas y equitativas ,y cuidadosas con el medio ambiente.

Adriana Lobo, directora ejecutiva de WRI México, abrió el acto online celebrado el 27 de octubre para la presentación  del documento explicando que atravesamos la peor crisis económica y humanitaria en 100 años, por lo que es crucial una respuesta conjunta. “Es indispensable que busquemos soluciones que atiendan de manera simultánea los desafíos a los que nos enfrentamos como humanidad, bajo el entendimiento que estas crisis están interconectadas, y que todas ellas afectan de manera desproporcionada a los más pobres y a los más vulnerables”, comento Lobo, que también incidió en las naciones del mundo pueden, en el corto plazo, reconstruirse de mejor manera, y, en el lago plazo, reactivar y reconfigurar sus economías para que sean más fuertes, resilientes, justas, seguras y sostenibles.

José luis Samaniego Leyva, director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL, dijo durante la presentación que si bien muchos de los problemas de América Latina y el Caribe no se iniciaron con la pandemia de la COVID-19, ésta hizo evidente la importancia de la inversión en bienes públicos para la región y la necesidad de revisar el modelo de desarrollo actual. En este sentido, afirmó que para resolver las brechas sociales, ambientales y económicas no cabe cualquier política pública ni cualquier inversión, sino que se debe ser selectivo.

La iniciativa ‘Revolución Sostenible: diálogos para la recuperación, la resiliencia y la equidad ‘inició el 9 de junio con el lanzamiento de una serie de diálogos multisectoriales que tuvieron lugar durante siete semanas y en los que se identificaron las líneas de solución rescatadas en la Hoja de ruta. La oferta digital se conformó de 30 sesiones repartidas entre 8 paneles de alto nivel, 14 conversatorios y 8 sesiones aliadas, y contó con la participación de casi 200 panelistas.

‘Revolución Sostenible’ se dividió en cinco ejes temáticos (Ciudades, Movilidad, Bosques, Energía y Financiamiento) y  tres ejes transversales (el rol de los gobiernos subnacionales, el sector empresarial, y la calidad del aire). El documento también recopila una docena de propuestas de jóvenes de preparatoria y secundaria que participaron en las sesiones aliadas de la iniciativa.

Pablo Lazo, director de desarrollo urbano y accesibilidad de WRI México, presentó las líneas de solución correspondientes al apartado de las ciudades, que  plantean la transición hacia un nuevo modelo de desarrollo urbano para tener ciudades más equitativas y resilientes a las crisis económica, climática y de salud globales. Entre otras soluciones, el documento menciona la reducción de las brechas de inequidad en el acceso de las personas a los bienes, servicios y oportunidades de las ciudades, y la relocalización de las estrategias de recuperación a la escala de barrio.

Dennis Quennet, director de los Programas de Ciudades, Transporte e Industria Sustentable de GIZ México, presentó las líneas de solución del apartado de Movilidad, el cual expone el papel del sector como medio para proteger la vida y lograr la equidad y justicia social. “No puede haber una recuperación sostenible sin un cambio en la forma en que nos movemos, la movilidad también es un reto de justicia social y se puede organizar de otra manera”, dijo Quennet, quien también señaló que la reorganización de la movilidad está estrechamente ligada con el desarrollo urbano.

Roberto Manrique, representante en México del BID, habló de las líneas de solución del apartado de Financiamiento, comentando el rol facilitador del sector para lograr una recuperación equitativa y alineada con las metas climáticas nacionales. Manrique habló de las oportunidades que tienen por delante y del rol de la banca multilateral para lograr una recuperación sostenible, y añadió que dicha recuperación debe ser también socialmente inclusiva, que genere mayor bienestar y más y mejores empleos. Dijo que en el caso concreto del BID, todo lo que harán en el futuro estará guiado por los compromisos que han adoptado en términos ambientales y climáticos (Fuente: WRI México)..

 

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email