La revista para la sostenibilidad urbana y el cambio global
dimitar-kazakov-ccprdasggzc-unsplash

La transformación digital de las ciudades. ¿Qué está en juego?

La tecnología digital está transformando cada área de la sociedad a un ritmo acelerado. En las ciudades y los espacios metropolitanos, la disrupción digital se ha acelerado significativamente debido a una mayor concentración de personas, actividades económicas, servicios e interacciones sociales y culturales, y está remodelando la vida cotidiana de muchas maneras (artículo publicado originalmente en el blog de Metropolis).

Los efectos de la tecnología digital en los entornos urbanos incluyen que las ciudades se conviertan en centros de producción de datos, que la prestación de servicios se automatice cada vez más, que surjan nuevos modelos de participación y compromiso para los habitantes de las ciudades y que se prueben y desplieguen nuevas soluciones tecnológicas. La disrupción digital ofrece muchas oportunidades, pero también conlleva muchos riesgos relacionados con las violaciones de los derechos humanos y el aumento de la desigualdad, que puede tener efectos nocivos para las personas y las comunidades si no se establecen las políticas y los mecanismos de gobernanza necesarios.

El uso de la tecnología digital en las ciudades puede tener una amplia variedad de impactos negativos. Hoy en día, no estar conectado a Internet, o no tener el dispositivo adecuado o las habilidades para hacerlo, significa no tener acceso a otros derechos humanos fundamentales, como la educación o el empleo. La brecha digital se suma a las desigualdades sociales, geográficas y de género preexistentes, y da lugar a nuevas formas de exclusión y discriminación. Además, la preeminencia de la tecnología digital también ha generado amenazas a los derechos de privacidad, debido a la recopilación, el seguimiento y el uso de datos personales utilizados para analizar, predecir y apuntar a individuos y comunidades. Otros riesgos provocados por la disrupción digital se relacionan con el hecho de que la Inteligencia Artificial (IA) o los sistemas automatizados de toma de decisiones pueden automatizar las desigualdades y la discriminación, especialmente cuando se introducen en áreas sensibles como la protección social básica. Dichos sistemas pueden disminuir la transparencia, la rendición de cuentas y la confianza pública, y pueden dificultar la resolución de errores causados ​​por los sistemas informáticos. Estos son solo algunos de los riesgos asociados con el despliegue de tecnologías digitales en las ciudades. Debido al rápido ritmo de evolución de la innovación digital,

Mejorar la capacidad de la ciudad para gobernar la disrupción digital

El rápido crecimiento y alcance de la tecnología digital ha dificultado que los gobiernos locales se mantengan al día y establezcan las políticas y medidas adecuadas para gobernarla. Actualmente, el enfoque de política y gobernanza de los derechos digitales ha estado bastante fragmentado, ya que los gobiernos locales ponen énfasis en diferentes áreas de la digitalización de la ciudad y, a menudo, carecen de un enfoque integral. Además, el concepto de derechos digitales es relativamente nuevo y sigue evolucionando, tiene una interpretación multiestable y carece de un fundamento normativo claro.. Por lo tanto, necesitamos definir un modelo de política de derechos digitales para avanzar en la gobernanza en estos temas y ampliar las capacidades de las áreas metropolitanas. Las ciudades son las instituciones democráticas más cercanas a los habitantes y emplean soluciones tecnológicas directamente, por lo que deben estar preparadas y equipadas para liderar estrategias de transformación digital centradas en las personas y que apoyen la urbanización sostenible hacia el bien público . Necesitamos modelos mejorados de gobernanza para gestionar las oportunidades y los riesgos generados por la tecnología y garantizar que los derechos digitales, que en última instancia son derechos humanos en el espacio digital, estén protegidos y promovidos. Necesitamos poner la perspectiva de los habitantes en primer plano, ya que dicho modelo de gobernanza solo puede funcionar si las personas son conscientes de cuáles son sus ‘derechos humanos digitales ‘ son al interactuar con la ciudad.

Con el objetivo final de garantizar que los derechos humanos en el espacio digital reciban la misma consideración que los derechos humanos universales en un futuro próximo, la Coalición de Ciudades por los Derechos Digitales , junto con ONU-Hábitat, CGLU y Eurocities, en colaboración con Open Society Foundations , están desarrollando un Marco de Gobernanza de Derechos Digitales : un marco normativo pero pragmático para la implementación de los derechos digitales en toda la ciudad, que establece los cimientos, las estructuras y las herramientas que las ciudades implementan para garantizar que los derechos digitales en las ciudades estén protegidos y promovidos.

El Marco establece las bases para ayudar a las ciudades a cumplir con la gama completa de derechos humanos y derechos fundamentales en el entorno digital , e incluye compromisos con los marcos tecnológicos y de derechos humanos existentes, y directrices para que las ciudades desarrollen los suyos propios. Los compromisos pueden integrarse en las estrategias de transformación digital a través de políticas digitales, una declaración de derechos digitales, estatutos o declaraciones políticas.

Las estructuras comprenden mecanismos y órganos para integrar los compromisos en el trabajo normativo y operativo de la ciudad. Dichas estructuras pueden incluir la creación de un rol de oficial de derechos humanos digitales, consejos asesores externos, procesos para la participación de la comunidad y aportes de los residentes.

Las herramientas incluyen métodos y recursos destinados a la implementación e integración de los derechos humanos en varios aspectos de la estrategia de digitalización de una ciudad. El Marco desglosa las herramientas que se pueden implementar en cada área de los derechos digitales para adoptar un enfoque integral de este amplio alcance. Las áreas cubiertas son: Inclusión Digital, Igualdad y Equidad; Libertad, Autonomía, Control y Autodeterminación; Transparencia y Rendición de Cuentas; Compromiso público y participación comunitaria; Privacidad, Seguridad, Seguridad y Protección; Creación de capacidad; Contratación y Bienes Públicos e Infraestructuras Abiertas. Ejemplos de estas herramientas serían un registro de algoritmos, la introducción de privacidad por diseño y desidentificación en la gestión de datos, o la creación de oportunidades de consulta pública para la sociedad civil.

Hacer realidad los derechos humanos digitales en Bruselas y Sofía

El Marco de Gobernanza de Derechos Digitales ha sido co-creado junto con expertos y partes interesadas, recopilando tantos aportes y tantas perspectivas como sea posible. A lo largo de la segunda mitad de 2022, se implementará en algunas ciudades europeas, incluidas Bruselas (Bélgica) y el municipio de Sofía (Bulgaria). Estas ciudades recibirán apoyo personalizado de expertos en derechos digitales para abordar los desafíos de los derechos digitales de manera práctica y trabajar hacia una implementación de los derechos humanos en toda la ciudad en la provisión de servicios digitales.

Por ejemplo, el municipio de Sofía, que forma parte de la red Metropolis , espera trabajar en una amplia variedad de desafíos. Entre estos, la ciudad trabajará en la falta de conciencia y comprensión general de lo que realmente son la digitalización y los derechos digitales, y abordará la falta de conciencia sobre los servicios que el municipio puede ofrecer en términos de digitalización. La ciudad también tiene como objetivo cerrar la brecha digital a largo plazo y fomentar la participación pública en el desarrollo de nuevos enfoques, soluciones y políticas centrados en las personas, inclusivos y creados conjuntamente. Para lograr todo esto, trabajarán con expertos para adaptar el Marco de Gobernanza de Derechos Digitales a su situación particular y trabajarán en una hoja de ruta para priorizar actividades, proyectos y políticas concretas.

Para citar otros ejemplos, Bruselas ha identificado la inclusión digital como un punto de enfoque especialmente importante para la ciudad y se ha comprometido a convertirla en uno de los puntos de acción clave dentro de su estrategia de transformación digital más amplia. Bruselas trabajará en la definición de sus valores fundamentales y en la creación de un plan de acción claro para priorizar su estrategia para combatir la brecha digital, e incluirá estas acciones en un marco más amplio de derechos digitales a nivel de ciudad.

Las lecciones aprendidas y los conjuntos de herramientas creados durante los proyectos piloto estarán disponibles para otras ciudades en un servicio de asistencia de derechos digitales. La plataforma contará con un repositorio de recursos de derechos digitales que también incluirá soporte de expertos a pedido, y se lanzará más adelante en el año. En última instancia, los ejemplos proporcionados por estas ciudades servirán para otras áreas metropolitanas que aboguen por una transformación digital centrada en las personas y quieran tomar medidas prácticas para hacer realidad los derechos humanos digitales.


Milou Jansen es la Coordinadora de la Coalición de Ciudades por los Derechos Digitales y Directora de Ética y Derechos Digitales en la Ciudad de Ámsterdam, donde coordina la implementación estructural de un enfoque centrado en las personas para la digitalización de la ciudad.

Paula Boet es Communications and Project Manager de la Coalición de Ciudades por los Derechos Digitales y Project Manager del Ayuntamiento de Barcelona-BIT Habitat Foundation, trabajando en los proyectos de la ciudad relacionados con los derechos digitales, la Ética de la IA y la inclusión digital.


 

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email